martes, 29 de noviembre de 2011

Turismo Ornitológico en Nerpio ( Albacete )



 Nerpio es una población de excepcional belleza natural, enclavado junto al Pico de las Cabras que es el punto más alto de la provincia de Albacete y el segundo más alto de Castilla-La Mancha.
 En la geografía de Nerpio, la naturaleza ha horadado gran parte la caliza del período Jurásico formando barrancos, y zonas escarpadas repletas de oquedades, cavidades y abrigos rocosos donde se representa una magnífica muestra de la capacidad creadora del hombre prehistórico.
 Nerpio se encuentra plagado de pinturas rupestres de arte levantino declaradas Patrimonio de la Humanidad. Los conjuntos más importantes son los del Torcal de las Bojadillas y la Solana de las Covachas.
 Visitas esenciales
Pinturas Rupestres de la Solana de las Covachas, el Torcal de la Bojadillas y el Prado del Tornero, la Iglesia de la Purísima Concepción, la Ermita de Nuestra Señora de la Cabeza y el Castillo de Taibilla y el Pico de las Cabras.

sábado, 26 de noviembre de 2011

JEFES INDIOS

Nadie como ellos vivieron en armonía con la Naturaleza, tomando de ella sólo lo que les era necesario para sobrevivir, hasta que llegó al hombre blanco y, poco a poco, les arrebataron sus tierras, fueron masacrados y los que quedaron con vida, recluidos en reservas.




Sus palabras no se comprendieron en su tiempo y ahora nos persiguen. Se han hecho realidad, y antes de que sea demasiado tarde debemos escuchar:
EL DISCURSO DEL JEFE INDIO SEATTLE DIRIGIDO AL HOMBRE BLANCO
ESTADOS UNIDOS, 1855
El gran jefe de Washington envió palabra de que desea comprar nuestra tierra. Consideramos su oferta, sabemos que de no hacerlo así el hombre blanco puede venir con pistolas a quitárnosla.
¿Como se puede comprar o vender el cielo? ¿Acaso se puede poseer la lluvia y el viento? La idea nos resulta extraña. Ya que nosotros no poseemos la frescura del aire o el destello del agua. ¿Cómo pueden comprarnos esto? Lo decidiremos a tiempo.
Cada parcela de esta tierra es sagrada para mi gente. Cada aguja brillante de pino, cada ribera arenosa, cada niebla en las maderas oscuras, cada claridad y zumbido del insecto es sagrado a la memoria y al pasado de mi pueblo.
Los ríos son nuestros hermanos y sacian nuestra sed. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñarles a sus hijos que los ríos también son sus hermanos y deben tratarlos con la misma dulzura con que se trata a un hermano.
Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestro modo de vida.
Una porción de nuestra tierra es lo mismo para él, que es un extraño, que viene en la noche y nos arrebata la tierra dónde piensa que la necesite. La tierra no es su hermana, sino su enemiga y cuando la ha conquistado sigue su camino dejando atrás la sepultura de sus padres sin importarle.
Trata a su madre, la tierra, y a su hermano, el firmamento, como objetos que se compran, se explotan y se venden como ovejas o cuerdas de colores. Su apetito devorará la tierra, dejando atrás solo un desierto.
La sola vista de sus ciudades apena los ojos del piel roja, pero quizá esto es porque el piel roja es un salvaje y no entiende.
Las ciudades están llenas de pánico a los ojos de piel roja. No existe un lugar pacífico en las ciudades del hombre blanco. El ruido solo parece insultar nuestros oídos. El aire tiene un valor inestimable para el piel roja, ya que todos los seres comparten un mismo aliento. El hombre blanco no parece consciente del aire que respira, como un moribundo que agoniza durante muchos días es insensible al hedor.
Yo soy un salvaje y no entiendo como el humo del caballo de hierro puede ser más importante que el búfalo, al que nosotros matábamos solamente para poder sobrevivir.
Cualquier cosa que le pasa a los animales, le pasará también al hombre. Todos los seres están relacionados.
Cualquier cosa que acontezca a la tierra, acontecerá también a sus hijos.
Si decidimos aceptar la oferta de comprar nuestras tierras, el hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos. ¿Qué sería del hombre sin los animales? Si todos fueran exterminados, el hombre también moriría de una gran soledad espiritual, porque lo que suceda a los animales, también le sucederá al hombre. Deben enseñarles a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros abuelos. Inculquen a sus hijos que la tierra está enriquecida con las vidas de nuestros semejantes a fin de que sepan respetarla. Enseñen a sus hijos lo que nosotros hemos enseñado a los nuestros; que la tierra es nuestra madre.
Nosotros entenderíamos, si supiéramos lo que el hombre blanco sueña. ¿Qué espera describir a sus hijos en las largas noches de invierno? ¿Qué visiones arden dentro de sus pensamientos? ¿Qué desean para el mañana?
Pero nosotros somos salvajes. Los sueños del hombre blanco están ocultos para nosotros y por ello caminaremos por nuestros propios caminos. Si llegamos a un acuerdo será para asegurar su conservación como lo han prometido. Allí quizá podamos vivir nuestros pocos días como deseamos. Cuando el último piel roja se desvanezca de la tierra y su memoria sea solamente una sombra de una nube atravesando la pradera, estas riberas y praderas estarán aún retenidas por los espíritus de mi gente, por el amor a esta tierra como los recién nacidos aman el sonido del corazón de sus padres.
También los blancos se extinguirán, quizás antes que las demás tribus. Contaminan sus lechos y una noche perecerán ahogados en sus propios residuos. Pero ustedes caminarán hacia su destrucción rodeados de gloria, inspirados por la fuerza del Dios que los trajo a esta Tierra y que, por algún designio especial, les dió dominio sobre ella y sobre el piel roja. Ese destino es un misterio para nosotros, pues no entendemos por qué se exterminan los búfalos, se doman los caballos salvajes, se saturan los rincones secretos de los bosques con el aliento de tantos hombres y se atiborra el paisaje de las exuberantes colinas con cables parlantes. Termina la vida y empieza la supervivencia.
Esto sabemos: la tierra no pertenece al hombre, el hombre pertenece a la tierra. Todo va enlazado, como la sangre que une a una familia. Todo lo que le ocurra a la tierra le ocurrirá a los hijos de la tierra. El hombre no teje la red de la vida, no es más que un hilo de ella. Todo lo que hacemos a esta red, nos lo hacemos a nosotros mismos.
Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios pasea y habla con él de amigo a amigo, queda exento del destino común. Después de todo quizá seamos hermanos.
Sabemos una cosa que el hombre blanco puede alguna vez descubrir: Nuestra Divinidad, nuestro Dios es su mismo Dios. Ustedes piensan que lo poseen, como desean poseer nuestra tierra. Pero no es así. La Divinidad es el Dios del hombre, y su compasión se comparte por igual entre el piel roja y el hombre blanco. La Tierra es algo muy preciado, y el deterioramiento de la Tierra provocaría la ira de la Fuerza Creadora.
Si vendemos nuestra tierra, ámenla como nosotros la hemos amado. Preocúpense de ella, como nosotros nos hemos preocupado. Guarden en la memoria el recuerdo de la tierra tal como era cuando la recibieron. Conserven la tierra, el aire y los ríos para los hijos de sus hijos, ámenla como nosotros la hemos amado y como la Divinidad nos ama a todos nosotros.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Los animales en los sellos de correos I. COLEOPTEROS ( Escarabajos )

Los coleópteros (Coleoptera), (del griego κολεός koleos: "caja o estuche", πτερον pteron: "ala") son un orden de insectos con unas 375.000 especies descritas. Algunos nombres vulgares con los que se le conocen son: Escarabajos, gorgojos, mariquitas, sanjuaneros, aceiteros, cucarrones, ciervos voladores, barrenillos1 Contiene más especies que cualquier otro orden en todo el reino animal, seguido por los lepidópteros (mariposas y polillas), himenópteros (abejas, avispas y hormigas) y dípteros (moscas, mosquitos). Tiene tantas especies como las plantas vasculares o los hongos y 66 veces más especies que los mamíferos
Los coleópteros presentan una enorme diversidad morfológica. Los escarabajos ocupan virtualmente cualquier hábitat, incluidos los de agua dulce, aunque su presencia en ambientes marinos es mínima. La mayoría de los coleópteros son fitófagos, y muchas especies pueden constituir plagas de los cultivos, siendo las larvas las que causan la mayor parte de los daños agrícolas y forestales.
Las alas delanteras (primer par de alas) de los escarabajos están transformadas en duros escudos, llamados élitros. Éstos forman una armadura que protege la parte posterior del tórax, incluido el segundo par de alas, y el abdomen. Las alas anteriores no son usadas en el vuelo, pero deben (en la mayoría de las especies) ser levantadas para poder usar las alas traseras. Cuando se posan, las alas traseras se guardan debajo de los élitros. La mayoría de los escarabajos pueden volar, pero pocos alcanzan la destreza de otros grupos, como por ejemplo las moscas, y muchas especies vuelan sólo si es imprescindible. Algunos escarabajos tienen los élitros soldados y las alas posteriores atrofiadas, lo que les inhabilita para volar.
Los coleópteros son insectos holometábolos o endopterigotos, ya que sufren una metamorfosis completa con estados de larva, pupa e imago (adulto) netamente diferenciados. La larva normalmente sufre muchas mudas. Por el contrario, en los órdenes de insectos hemimetábolos o exopterigotos (por ejemplo los Dermaptera) las larvas o ninfas experimentan una metamorfosis incompleta o parcial por lo que se parecen a los adultos, con esbozos alares y genitalia que crecen con cada muda. Las larvas de los coleópteros no presentan nunca rastro de alas o genitalia, ojos compuestos, ni más de un simple segmento tarsal, y raramente más de 4 artejos antenales.

jueves, 10 de noviembre de 2011

GRULLAS. Cedercáparra. ( Cáceres )

Grus grus

Commons-emblem-notice.svg
 
Grulla común
Grus grus 2 (Marek Szczepanek).jpg
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)1
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Gruiformes
Familia: Gruidae
Género: Grus
Especie: G. grus
Nombre binomial
Grus grus
Linnaeus, 1758
Distribución
Verbreitungskarte Kranich.png
La grulla común (Grus grus) es una especie de ave gruiforme de la familia Gruidae. Es migratoria y común en Europa.
Se caracteriza por su cuerpo gris, pardo en el dorso; cara y garganta negras; y largas patas gruesas y oscuras. Alcanza de un metro de longitud y una envergadura alar que puede alcanzar los dos metros. En vuelo, posee las alas rectas, planas y un cuello largo muy característico. Durante la época de cortejo, su comportamiento las hace muy visibles y se puede apreciar perfectamente la falta de dimorfismo sexual entre el macho y la hembra. En vuelo, suele agruparse en grandes grupos con forma de uve.
Su voz es fuerte, resonante, muy llamativa durante la época de cría.
Después de unas ceremonias rituales colectivas y muy vistosas, las parejas escogen un sitio tranquilo preferentemente entre plantas palustres próximas a la orilla del estanque donde la hembra prepara un nido con un montón grande de tallos y hojas. La puesta es de dos huevos puestos en una única nidada, de mayo a julio y cuya incubación se prolonga durante un mes. El primer polluelo queda a cargo del padre y el segundo normalmente nacido 2 días después al de la madre. Los polluelos tienen un desarrollo muy rápido y generalmente son capaces de volar a los dos meses.
Se distribuye por toda Europa. Cría en el norte, en cenagales o en marjales, y migra a zonas costeras. En invierno, se encuentra junto a lagos fangosos, en el suroeste europeo, como la laguna de Gallocanta, (Gallocanta, España). Un gran número de grullas continúan su migración hacia los Parques Nacionales de Castilla-La Mancha de Las Tablas de Daimiel y Cabañeros, las dehesas extremeñas y más hacia el sur, hasta La Janda en Cádiz y aún en Marruecos, donde una de las poblaciones invernantes más meridionales se encuentra en la desembocadura del río Massa. No se conocen subespecies.

martes, 1 de noviembre de 2011

Serie de aves. ASEDI


 DIGISCOPING
Es una reciente técnica fotográfica que consiste en acoplar una cámara digital a un telescopio, ya sea este terrestre (utilizado en la observación de fauna) o astronómico. La finalidad que se persigue con esto, es la realización de fotografías de sujetos que se encuentran a grandes distancias.

Esta técnica es utilizada desde el año 1999 cuando Laurence Poh, de Malasia, observa los resultados tras acoplar los instrumentos antes mencionados.
Pronto otros conocen esta técnica y es el francés Alain Fosse quien le da nombre: DIGISCOPING.   
Gracias a los avances tecnológicos, la fotografía digital despunta en este campo y es por eso que de forma fácil se extiende entre los amantes de la naturaleza, especialmente entre los ornitólogos, y también entre aquellos que llevan tiempo practicando fotografía, ya sean éstos profesionales o aficionados que lo realizan como hobbie.
Con el tiempo y la ayuda de Internet, se han ido creando grupos de discusión o foros, en los que muchos exponen sus conocimientos y otros empiezan una nueva andadura en este campo.

Para saber más: www.asedi.org