martes, 28 de agosto de 2012

Caballito del Diablo

   Los Caballitos del Diablo, que por su nombre, nos pueden hacer pensar que son venenosos o malignos para el hombre, son totalmente inofensivos y más bien beneficiosos, pues se alimentan de moscas y mosquitos. A veces, la mente humana, un tanto retorcida y exagerada, crea falsas leyendas o/y le atribuye influencias o hábitos perjudiciales para el hombre a algunos animales, cuando, por el contrario, somos nosotros los que, con nuestro comportamiento, estamos acabando con muchas especies. 
   Durante el verano es fácil verlos cerca de cursos de agua ( ríos, aroyos, canales, etc ) o aguas estancadas      ( pantanos, charcas, lagunas ), realizando sus acrobáticas cópulas y vuelos. 
Sin lugar a dudas, son unos insectos de gran belleza, por su forma de volar y su colorido, sobre todo algunas especies de colores metálicos, al incidir los rayos del sol sobre ellas. 
   Desconozco la especie en concreto del marcapáginas, pero sí su clasificación científica y, así,  la especie en cuestión pertenece al Orden Odonata , suborden Zygoptera y familia Lestidae.

Caballitos del Diablo
Los zigópteros (Zygoptera) son un suborden del Orden Odonata, conocidos popularmente como caballitos del diablo. Se diferencian de otros odonatos porque sus alas en descanso se alinean junto al abdomen y porque los ojos  están netamente separados.
Los caballitos del diablo, como el resto de odonatos, son hemimetábolos) metamorfosis incompleta) y su estadio ninfal es acuático. La hembra pone huevos en el agua, a veces en la vegetación sumergida, o en lo alto en árboles, en cavidades que reciben agua de lluvia. Las ninfas son carnívoras, comiendo larvas de mosquitos, Daphnia y otros organismos acuáticos.
Las branquias de las ninfas son grandes y externas, al final del abdomen. Después de un tiempo importante en la metamorfosis, el adulto emerge y come moscas, mosquitos, y otros insectos pequeños. Algunas especies tropicales grandes se alimentan de arañas.
Los léstidos (Lestidae) son una familia de Odonatos Zygópteros de tamaño mediano a grande (40 a 75 mm), con el cuerpo esbelto y las patas finas. Ambos sexos tienen la cabeza alargada transversalmente y los ojos separados. Ambos pares de alas tienen forma y venación similares, y son transparentes, con estigma grande.
Los machos tienen la cabeza azul y el tórax celeste, azul oscuro o verde con brillo metálico ; algunas especies presentan bandas claras en los costados. El abdomen es largo y delgado, de color azul o verde con brillo metálico.
Las hembras presentan un color pardo o verde oscuro con brillo metálico; su abdomen es más corto y grueso que el de los machos y está provisto de ovopositor
Los caballitos del diablo o señoritas (suborden Zygoptera), se confunden a menudo con las libélulas. Sin embargo, ambos grupos son diferentes; los zigópteros mantienen las alas juntas, pegadas al cuerpo, cuando están en reposo, mientras que las libélulas las mantienen separadas horizontalmente o ligeramente inclinadas hacia abajo y hacia adelante; ambos subórdenes tienen dos pares de alas, en las libélulas el segundo par de alas es más ancho que el primero y en los caballitos del diablo el ancho en los dos pares de alas es similar. Sus ojos también difieren, mientras que los de los caballitos del diablo están separados, los de las libélulas están prácticamente juntos. Los caballitos del diablo poseen cuerpos más delgados y son más frágiles en su vuelo. Ambos poseen ciclos vitales similares.



6 comentarios:

  1. Un nombre poco acertado para una criatura preciosa. Se lució el energúmeno que se lo puso.

    Si no los viera en las márgenes de los ríos, sus orillas estarían como desiertas, sin la alegría destacada de estos cromáticos voladores.

    Como siempre, un maracapáginas muy guapo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón Pini, yo creía que el caballito del diablo y la libélula eran lo mismo, pero que, según la zona, tenían diferente denominación.
    Precioso el caballito y, por tanto, el marcapáginas.
    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
  3. Fabulosa descripción (como siempre ) del marcapáginas.

    Tengo entendido que en las aguas donde sobrevuelan las libélulas, no están contaminadas.

    Saludos.

    IRATI

    ResponderEliminar
  4. Esta que bien queda de marcapáginas.. Está muy chulo... Felicidades!!!..

    ResponderEliminar
  5. Tão delicadas as libélulas com um nome tão estranho... prefiro chamá-las de lavadeiras dos rios, uma forma graciosa para nomeá-las.

    Estava viajando a trabalho e não tenho notebook, por isso a minha ausência repentina.
    Aos poucos vou voltando e visitando os amigos...

    Bom fim de semana, Pini.
    Beijo carinhoso com flores.

    ResponderEliminar
  6. Yo pensé k este insecto era venenoso pero ya veo k no...Gracias por tu grandeza investigación...un fuerte abrazo desde Hermosillo Sonora México...��

    ResponderEliminar