viernes, 26 de octubre de 2012

PARQUE NATURAL DE LA ZONA VOLCANICA DE LA GARROTXA ( GERONA )



Parque Natural de La Garrotxa

La Zona Volcánica de la Garrotxa es el mejor exponente de paisaje volcánico de la Península Ibérica. Tiene una cuarentena de conos volcánicos y más de 20 coladas de lavas basálticas.
La orografía, el suelo y el clima proporcionan una variada vegetación, a menudo exuberante, con encinares, robledales y hayedos de excepcional valor paisajístico.
 Además de los valores geológicos y biológicos, el paisaje fue el otro valor que justificó la declaración de espacio protegido en el Parque. La modélica distribución del suelo en cultivos, pastos, bosques y el emplazamiento de la vivienda rural, como resultado de un sensato aprovechamiento agropecuario y forestal, han configurado en toda la zona volcánica un paisaje de aspecto ordenado, equilibrado y sereno. 
El paisaje del Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa es diverso y delicado, a veces sutil y siempre sugestivo. A vista de pájaro es un mosaico de tonalidades que van del verde oscuro al verde tierno y luminoso, del negro y grana de la tierra volcánica al rojo encendido de los arces blancos en otoño. Las nieblas pueden desplegar blancas sábanas sobre los prados húmedos y sumergir el valle de Olot en un mar plateado.
 En La Garrotxa existen 26 hábitats de interés comunitario —encinares, hayedos, pinares, alisares, pedregales, ríos, etc.— con una superficie de unas 57.000 ha de las 73.500 que tiene La Garrocha.
 El paisaje vegetal de la zona volcánica se caracteriza por su diversidad. Los caracteres fisiográficos de la zona, especialmente el clima y el substrato, determinan una transición entre un paisaje vegetal mediterráneo, submediterráneo y centroeuropeo, de carácter atlántico.
La flora representada en este espacio es extremadamente rica, a causa de su situación e historia biogeográfica, tanto cuantitativamente (unas 1.173 especies han sido identificadas) como cualitativamente (existen diversas plantas muy raras en el conjunto de la flora catalana), con un predominio claro de las especies mediterráneas y centroeuropeas. Casi un 65% del Parque Natural está ocupado por formaciones boscosas, especialmente por encinares, robledos y hayales, pero también por bosques mixtos y alisares.
Otro elemento que caracteriza el paisaje vegetal del Parque son los cultivos, dispuestos en forma de mosaico y bien adaptados a las condiciones fisiográficas del terreno. Muchos de los cráteres y también la mayor parte de las coladas fueron cultivados, por lo que se han desarrollado suelos ricos, las llamadas terres brunes. Actualmente, los cultivos ocupan la cuarta parte de la superficie, con predominio de los forrajes y los cereales forrajeros debido a la especialización bovina del sector ganadero.
 La fauna del Parque Natural se caracteriza por su diversidad, que se explica por los distintos ambientes que se encuentran, y tiene especies de gran interés, sobre todo con respecto a los invertebrados.
 En el "Catálogo de vertebrados de la Zona Volcánica de la Garrotxa / 2009" (Minuàrtia, 2010), consta que se han citado un total de 292 especies diferentes de vertebrados, de los cuales 52 correspondían a mamíferos, 198 a aves, 13 a anfibios, 18 a réptiles, y 11 a peces.
Con respecto a los invertebrados, existen algunas especies raras, pero es necesario tener en cuenta que el grado de conocimiento de este grupo es todavía muy bajo, y los últimos datos de los que disponemos son los que están incluidos en el Catálogo faunístico del PNZVG (Nebot, 1995): 164 invertebrados no artrópodos, 20 artrópodos no insectos y 1083 insectos.
 El hombre ha estado presente en la zona volcánica desde hace milenios. Su actuación emprendedora ha ido dejando una huella cada vez más importante en la zona a medida que sus actividades se iban desarrollando y diversificando. La fuerte capacidad de iniciativa que siempre ha caracterizado a la gente de La Garrotxa ha permitido cultivar valles fértiles, extraer madera y carbón de los bosques y energía de los ríos y disponer de pastos para los rebaños. El encanto de las villas y pueblos, parroquias y masías, repartidos por todo el territorio, se ha mantenido y perdura hasta hoy, y es, así, un testigo de una actividad que se conjuga armoniosamente con la exuberante naturaleza de la zona volcánica.
Fuente : Parcs de Catalunya

10 comentarios:

  1. Muy interesante, como siempre, tus disertaciones, Son muy didácticas.

    ResponderEliminar
  2. Qué riqueza,, parece mentira. Nos queda tanto por descubrir que no se si nos dará tiempo. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Siempre sorprendiendonos con tus conocimientos, para mi esta es una zona de la que apenas he oído comentar algo a mi familia en Cataluña pero no tengo la suerte de conocer.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Es una de las zonas más interesantes y bellas de Catalunya.
    Tengo pendiente sobrevolar esta zona en globo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. interesante sitio
    gracias por compartirlo
    saludos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué dos animales tan diferentes, pero al mismo tiempo qué bellos!
    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
  7. Uma zona diferente e rica em detalhes... que bonita sensação ao ler sobre ela.
    Preciosos marcadores...

    Bom fim de semana, Pini.
    Beijo carinhoso.

    ResponderEliminar
  8. No conocìa el Parque Nacional de la Garrotxa, que maravilla y que bien lo describes en tu relato.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  9. Recuerdo el viaje hace unos años que hice a Gerona y que fue muy didáctico. En la parte montañosa de Molló fue donde pude capturar para apartarla de la carretera a una culebra verdiamarilla. También, entre otras joyas, puede disfrutar del pico menor y muchos, muchos mirlos acuáticos.
    Es un paisaje fascinante y muy recomendable, la gente es maravillosa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Manuel, muchas gracias por elegir una de las zonas naturales más bonitas de Catalunya para tu comentario y por compartirla con el resto de tus seguidores.
    Para los interesados, aconsejo acudir en otoño si es posible, para apreciar el colorido de la vegetación, subir en carreta tirada por caballos y pasear a travès de la fageda d'en Jordà (haya), y por su puesto visitar los volcanes y el centro de interpretación. En fin una excursión muy recomendable.¡¡ saludos
    Maite

    ResponderEliminar