martes, 30 de octubre de 2012

PARQUE NACIONAL DE MONFRAGÜE


MONFRAGÜE, UN LUGAR PRIVILEGIADO DE LA GEOGRAFÍA EXTREMEÑA
 Monfragüe no es solamente un lugar único por su flora o por su fauna, es además un retazo de historia que nos presenta el resultado de la convergencia, en un mismo lugar y a lo largo de muchísimos años, de un clima muy especial, una geología peculiar y un grupo único de vegetales, animales y hombres.

Esta convivencia histórica, modelada por la actividad humana, ha creado un espacio natural irrepetible y como tal hay que entenderlo, apreciarlo y transmitirlo a las generaciones venideras.

El Parque Nacional de Monfragüe es uno de los 14 Parques Nacionales que existen en España. Se encuentra enclavado en la provincia de Cáceres, y es el primer parque nacional de Extremadura.
Los dos ríos que pasan por él son el Tajo y el Tiétar.
Su carácter de Parque Nacional data del 3 de marzo de 2007, tras la aprobación, el día 21 de febrero, de la «Ley 1/2007» que le otorga tal estatus por parte del Senado español, último trámite parlamentario y que su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) fue el día 3 de marzo de 2007.
 Monfragüe se sitúa al suroeste de la Península Ibérica, y pertenece en su totalidad a la provincia de Cáceres. Su superficie se extiende por los municipios de Casas de Miravete, Jaraicejo, Malpartida de Plasencia, Serradilla, Serrejón, Toril y Torrejón el Rubio. en la provincia de Cáceres. También cuenta con Reserva de la Biosfera, con otros 7 municipios: Casas de Millán, Casatejada, Deleitosa, Higuera de Albalat, Mirabel, Romangordo y Saucedilla.

El nombre proviene del nombre dado por los romanos como mons fragorum (monte denso).
Predominan tres hábitats principales: el Bosque y matorral mediterráneo, las dehesas, los roquedos y las masas de agua (ríos y embalses).
  • Fauna (especies más importantes):
  • Flora (especies más importantes):
  • Calidad del Cielo:
  • Actualmente opta al sello de calidad del cielo de la Iniciativa Starlight, que lo avalaría como el sexto lugar del mundo con mejor calidad para la observación del cielo nocturno.

viernes, 26 de octubre de 2012

PARQUE NATURAL DE LA ZONA VOLCANICA DE LA GARROTXA ( GERONA )



Parque Natural de La Garrotxa

La Zona Volcánica de la Garrotxa es el mejor exponente de paisaje volcánico de la Península Ibérica. Tiene una cuarentena de conos volcánicos y más de 20 coladas de lavas basálticas.
La orografía, el suelo y el clima proporcionan una variada vegetación, a menudo exuberante, con encinares, robledales y hayedos de excepcional valor paisajístico.
 Además de los valores geológicos y biológicos, el paisaje fue el otro valor que justificó la declaración de espacio protegido en el Parque. La modélica distribución del suelo en cultivos, pastos, bosques y el emplazamiento de la vivienda rural, como resultado de un sensato aprovechamiento agropecuario y forestal, han configurado en toda la zona volcánica un paisaje de aspecto ordenado, equilibrado y sereno. 
El paisaje del Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa es diverso y delicado, a veces sutil y siempre sugestivo. A vista de pájaro es un mosaico de tonalidades que van del verde oscuro al verde tierno y luminoso, del negro y grana de la tierra volcánica al rojo encendido de los arces blancos en otoño. Las nieblas pueden desplegar blancas sábanas sobre los prados húmedos y sumergir el valle de Olot en un mar plateado.
 En La Garrotxa existen 26 hábitats de interés comunitario —encinares, hayedos, pinares, alisares, pedregales, ríos, etc.— con una superficie de unas 57.000 ha de las 73.500 que tiene La Garrocha.
 El paisaje vegetal de la zona volcánica se caracteriza por su diversidad. Los caracteres fisiográficos de la zona, especialmente el clima y el substrato, determinan una transición entre un paisaje vegetal mediterráneo, submediterráneo y centroeuropeo, de carácter atlántico.
La flora representada en este espacio es extremadamente rica, a causa de su situación e historia biogeográfica, tanto cuantitativamente (unas 1.173 especies han sido identificadas) como cualitativamente (existen diversas plantas muy raras en el conjunto de la flora catalana), con un predominio claro de las especies mediterráneas y centroeuropeas. Casi un 65% del Parque Natural está ocupado por formaciones boscosas, especialmente por encinares, robledos y hayales, pero también por bosques mixtos y alisares.
Otro elemento que caracteriza el paisaje vegetal del Parque son los cultivos, dispuestos en forma de mosaico y bien adaptados a las condiciones fisiográficas del terreno. Muchos de los cráteres y también la mayor parte de las coladas fueron cultivados, por lo que se han desarrollado suelos ricos, las llamadas terres brunes. Actualmente, los cultivos ocupan la cuarta parte de la superficie, con predominio de los forrajes y los cereales forrajeros debido a la especialización bovina del sector ganadero.
 La fauna del Parque Natural se caracteriza por su diversidad, que se explica por los distintos ambientes que se encuentran, y tiene especies de gran interés, sobre todo con respecto a los invertebrados.
 En el "Catálogo de vertebrados de la Zona Volcánica de la Garrotxa / 2009" (Minuàrtia, 2010), consta que se han citado un total de 292 especies diferentes de vertebrados, de los cuales 52 correspondían a mamíferos, 198 a aves, 13 a anfibios, 18 a réptiles, y 11 a peces.
Con respecto a los invertebrados, existen algunas especies raras, pero es necesario tener en cuenta que el grado de conocimiento de este grupo es todavía muy bajo, y los últimos datos de los que disponemos son los que están incluidos en el Catálogo faunístico del PNZVG (Nebot, 1995): 164 invertebrados no artrópodos, 20 artrópodos no insectos y 1083 insectos.
 El hombre ha estado presente en la zona volcánica desde hace milenios. Su actuación emprendedora ha ido dejando una huella cada vez más importante en la zona a medida que sus actividades se iban desarrollando y diversificando. La fuerte capacidad de iniciativa que siempre ha caracterizado a la gente de La Garrotxa ha permitido cultivar valles fértiles, extraer madera y carbón de los bosques y energía de los ríos y disponer de pastos para los rebaños. El encanto de las villas y pueblos, parroquias y masías, repartidos por todo el territorio, se ha mantenido y perdura hasta hoy, y es, así, un testigo de una actividad que se conjuga armoniosamente con la exuberante naturaleza de la zona volcánica.
Fuente : Parcs de Catalunya

miércoles, 24 de octubre de 2012

AVES. Zubía ( Revista de ciencias ) - Instituto de Estudios Riojanos

Marcapáginas editados por el Instituto de Estudios  Riojanos.
Muchas gracias Fernando - fernatura.blogspot.com -  por enviármelos


Revista Zubía

Zubía es una revista de periodicidad anual que publica trabajos y artículos científicos de las áreas de Ciencias Experimentales, Naturales y Matemáticas realizados en el ámbito riojano.
Desde 1987 publica un número monográfico anual para dar cabida a trabajos más amplios o referidos a un sólo tema (Zubía. Monográfico / ISSN 1131-5423)
Editor
Instituto de Estudios Riojanos





sábado, 20 de octubre de 2012

PIRINEOS


Los Pirineos, o el Pirineo como prefieren denominar sus habitantes al referirse a una parte o región de éstos (español: Pirineos; francés: Pyrénées; catalán: Pirineus;occitano: Pirenèus; aragonés: Pireneus; euskera: Pirinioak o Auñamendiak), son unacordillera montañosa situada al norte de la Península Ibérica, entre España, Andorra yFrancia. Se extiende a lo largo de 415 km desde el mar Mediterráneo (cabo de Creus) al este, hasta el mar Cantábrico (golfo de Vizcaya) al oeste. En su parte central tiene una anchura de unos 150 km. En lenguaje corriente la palabra Pirineo se aplica al conjunto de altas sierras fronterizas hispano-francesas. La denominada Pirineos Centrales es el área geográfica de la cordillera de los Pirineos que se extiende aproximadamente, según las diferentes obras, entre las cumbres de Somport, en la parte occidental, y el macizo de la Maladeta, en la oriental.
En la ladera norte, en Francia, transcurre por la regiones de Aquitania (Pirineos Atlánticos), Mediodía-Pirineos (Altos Pirineos, Alto Garona y Ariège) y Rosellón (Pirineos Orientales). En la ladera sur, en España, transcurren por Navarra, Aragón (Huesca) yCataluña (Lérida y Gerona). El pequeño país de Andorra está situado en los Pirineos, entre España y Francia.
Estas montañas albergan picos de más de 3.000 metros de altura como el Aneto (3.404 m), el Posets (3.375 m), el Monte Perdido (3.355 m), el Pico Maldito (3.350m), el Pico Espadas (3.332m), el Vignemale (3.298 m) y la Pica d'Estats (3.143 m.), pequeñosglaciares, lagos y circos de origen glaciar, y una enorme cantidad de valles y cañones.
 La palabra Pirineos procede de la mitológica hija de Atlas, Pirene. Según los griegos, los Pirineos recibieron su nombre de Pirene, una joven de la región a la que Hércules se llevó consigo en uno de sus viajes y cuando esta murió acumuló piedras para sellar su tumba.
Otra versión es que es un topónimo ancestral, de origen íbero o vasco. Según este idioma, la cordillera se denominó Ilene os, que significa "montes de la Luna", ya que Ilene es la Luna.
Otra de las teorías más aceptadas son las que hablan que el nombre procede de un incendio (fuego en griego es pyros) del que dieron cuenta Estrabón y Dioro Siculo causado por unos pastores al roturar sus tierras de cultivos. Se dijo que incluso las vetas de oro y plata se fundieron a nivel del subsuelo.

Flora

El icono por excelencia de la flora pirenaica ha sido desde siempre el Edelweiss o flor de nieve, que encontramos en el Pirineo calizo aragonés como el Cañón de Añisclo y Pineta, o en las zonas altas del valle de Ordesa. Es muy rara en el pirineo catalán.
La flora de los Pirineos supone alrededor de 4.500 especies, de las que 160 son especiesendémicas1 como la coronilla de rey (Saxifraga longifolia), la aquilegia de los pirineos (Aquilegia pyrenaica),o el (Eryngium bourgatii), etc.
Si nos perdemos y no tenemos comida no es conveniente echar mano de la primera especie vegetal que veamos porque por ejemplo el acónito y las semillas del tejo son venenosas. El pino negro, y las hayas en las zonas húmedas también son muy comunes. Por encima de los 2000 o 2500 metros por encima del nivel del mar predominan los pastos y la vegetación alpina. En las zonas más altas hay algunos glaciales y a partir de los 3000 gran parte del suelo está cubierto de nieve durante muchos meses al año.

Fauna

El Pirineo supone un lugar único para la contemplación de varias especies animales, por lo escarpado del terreno, que ha impedido hasta ahora la masificación humana, factor que es un peligro para la biodiversidad. Entra las casi 200 especies animales que sobreviven en la cordillera, destaca sobre todas la presencia del mítico oso pardo (Ursus arctos arctos), el cual, aún perseguido y esquilmado, parece recuperarse muy lentamente de su declive aunque su población apenas alcanza los 20-25 ejemplares.

Entre los mamíferos destaca el rebeco, que pasó de encontrarse al borde de la extinción a comienzos del siglo XIX, hasta los 45.000 ejemplares actuales, historia igualmente repetida en el caso del ciervo o el corzo, extendidos por todo el monte bajo, así como el omnipresente jabalí. No ocurre igual con el bucardo o cabra montesa de los Pirineos, que se extinguió en el año 2000 entre la desidia y abandono de las autoridades. Abundan las marmotas, a las que se observa con frecuencia entre los pastizales alpinos. Mucho más difícil de ver es el desmán de los Pirineos, un pequeño y extraño insectívoro nocturno, endémico de esta cordillera y algunas áreas del Sistema Central. Destaca también la presencia de armiños, ardillas y erizos. En total existen una 42 especies de mamíferos en el Pirineo.
Entre las aves, muy destacable es el quebrantahuesos. Extinto en casi toda Europa, es en el Pirineo donde la especie ha encontrado su último refugio, actualmente en expansión y proveyendo ejemplares para proyectos de cría y recuperación en los Alpes. Se cree que unas 90-95 parejas y 500-600 quebrantahuesos hoyan en los Pirineos. El gran depredador de los aires pirenaicos es el águila real, seguido de una amalgama de especies nocturnas y diurnas como son los abejeros, milanos reales o negros, halcones, cernícalos, búhos reales o el rarísimo mochuelo boreal que pasó de considerarse extinto, a ofrecer una población en torno a las 80 parejas; así como aves necrófagas, como el buitre leonado, el alimoche y el recién llegado en expansión buitre negro.
En el bosque el urogallo, en claro peligro de extinción y muy afectado por el turismo masivo, parece en retroceso cuando se habla de la vertiente española (4 machos en Navarra, 75 en Aragón y unos 450 en Cataluña), y muy bien conservado en el área francesa (en torno a los 3.500 machos). Junto a él, unas 120 especies de pequeñas aves entre las que destacan el pito negro,pito real, pico dorsiblanco, torcecuello y treparriscos. En la alta montaña vive una de las más apreciadas especies pirenaicas, la perdiz blanca o lagópodo alpino. Las 700 parejas de este prodigioso y esquivo animal muestran que todavía es una de las últimas regiones vírgenes de Europa Occidental.
El Pirineo cuenta con abundantes poblaciones de reptiles y anfibios, entre las que destacan lavíbora aspid, el tritón pirenaico, la salamandra y la rana bermeja. Existen varios tipos de culebras, entre ellas la culebra bastarda, la culebra viperina y la culebra lisa europea.

 



jueves, 18 de octubre de 2012


Cigüeñas Blancas
(fragmento)


De cigüeñas la tímida bandada,
recogiendo las alas blandamente,
pasó sobre la torre abandonada,
a la luz del crepúsculo muriente;

hora en que el Mago de feliz paleta
vierte bajo la cúpula radiante
pálidos tintes de fugaz violeta
que riza con su soplo el aura errante.

Esas aves me inquietan; en el alma
reconstruyen mis rotas alegrías;
evocan en mi espíritu la calma,
la augusta calma de mejores días.

Afrenta la negrura de sus ojos
al abenuz de tonos encendidos,
y van los picos de matices rojos
a sus gargantas de alabastro unidos.

Vago signo de mística tristeza
es el perfil de su sedoso flanco
que evoca, cuando al sol se despereza,
las lentas agonías de lo Blanco.

Con la veste de mágica blancura,
con el talle de lánguido diseño,
semeja en el espacio su figura
el pálido estandarte del Ensueño.

Y si, huyendo la garra que la asecha,
el ala encoge, la cabeza extiende,
parece un arco de rojiza flecha
que oculta mano en el espacio tiende.

A los fulgores de sidérea lumbre,
en el vaivén de su cansado vuelo,
fingen, bajo la cóncava techumbre,
bacantes del azul ebrias de cielo...

Guillermo Valencia: Poeta y político
Colombiano ( 1873 – 1943)

domingo, 14 de octubre de 2012

CARRACA, AVE DEL AÑO 2012


La carraca ha sido elegida Ave del Año 2012 por SEO/BirdLife, una especie migratoria cada día más escasa en España.
Algunas de las acciones previstas por la organización para tratar de revertir la situación de tal variedad consistirán en elaborar un censo popular, realizar un seguimiento vía satélite de cinco ejemplares o impulsar que las comunidades autónomas redacten planes de acción, por ejemplo.
Desde abril comienza a oírse el característico reclamo de estas aves por campiñas, dehesas y sotos fluviales. Momento en el que las carracas llegan a la pensínsula desde la lejana África subsahariana, donde han pasado los meses invernales, para emparejarse y sacar adelante su prole.
Las cuencas de los grandes ríos - Duero, Tajo, Guadiana y Guadalquivir -, el sureste peninsular y el valle del Ebro conforman el grueso de su distribución en España.
Las llamadas aves agroesteparias, como la carraca, llevan décadas con una tendencia poblacional negativa continua. En la actualidad, hay entr2000 y 6000 parejas de carraca en España. Su población ha disminuido alrededor de un 40% en los últimos años. Por ello, se encuentra catalogada como «vulnerable» en El Libro Rojo de las aves de España .


La pérdida de hábitat supone su principal amenaza, debida a la eliminación de vegetación natural, setos y arbolado disperso, y al incremento del uso de plaguicidas como consecuencia de la intensificación agrícola (asociada a la transformación en regadío). El abandono de la ganadería extensiva también influye, al disminuir los invertebrados asociados a ella.
Otro factor limitante es el número de agujeros donde anidar, como consecuencia de la desaparición de las olmedas por la grafiosis y de otros árboles típicos de linderos y riberas -chopos, encinas, almendros o alcornoques-. El derrumbe de construcciones aisladas en terrenos agrícolas les ha afectado de la misma negativa manera.
La carraca europea (Coracias garrulus) es una especie de ave coraciiforme, de la familia Coraciidae, el único miembro de esta familia que habita en Europa. Se encuentra también desde las estepas centroasiáticas hasta el Magreb, territorios desde los que emigra para invernar en buena parte del Africa subsahariana. Suele habitar en lugares de clima templado o cálido con presencia de árboles. 
Es un ave de tamaño medio, entre 29-32 cm de largo y con una envergadura de 52-58 cm con las alas extendidas. Su color es azul con el lomo marrón. Esta especie destaca en su vuelo por su brillante color azul que contrasta con las plumas negras de las alas. Los dos sexos son similares, pero los jóvenes presentan un color más claro que los adultos.
 Las carracas frecuentan zonas arboladas y llanos abiertos, donde se alimentan de insectos, aunque en ocasiones complementan su alimentación con lagartos,ranas y otros animales pequeños. Suele anidar en árboles o en lugares rocosos. La puesta consiste entre 4 y 6 huevos.
El canto de este pájaro es una sucesión rápida de notas cortas, similar al instrumento infantilque provoca un sonido semejante y del que recibe su nombre, pero en algunas ocasiones es semejante al del cuervo.
Gracias Natalia, por hacerme el marcapáginas. 

lunes, 8 de octubre de 2012

VIVIR CON EL LOBO


 Desde tiempos ancestrales, entre el hombre y el lobo ha habido una guerra implacable, que parece no tener fin.El lobo ha sido perseguido , hasta el exterminio, en muchos lugares, por su costumbre de atacar al ganado y diezmar las explotaciones ganaderas. Lógicamente, los ganaderos al ver reducidos sus ingresos por las pérdidas habidas en sus rebaños  por ataques de lobos , han tratado por todos los medios de acabar con él y, así, hoy día su población se circunscribe a  lugares muy concretos y aislados de la geografía española, cuando en tiempos pasados, el lobo estaba presente en casi todos los sistemas montañosos y bosques de la Península Ibérica.
Esperemos que algún día, termine esa guerra y el hombre y el lobo puedan vivir en armonía en la naturaleza, para lo cual, habrá que tomar algunas medidas, por parte de la administración, como es el indemnizar justamente a los ganaderos por las pérdidas sufridas  en sus rebaños, por ataques de lobos.
Como muestra de esa guerra les publico un romance anónimo y popular, parece ser que creado por pastores cacereños , hace ya algunos siglos.

Romance de La Loba Parda
Estando yo en mi choza
pintando la mi cayada,
las cabritas altas iban
y la luna rebajada;
mal barruntan las ovejas,
no paran en la majada.
Vi de venir siete lobos
por una oscura cañada.
Venían echando suertes
cuál entrará en la majada;
le tocó a una loba vieja,
patituerta, cana y parda,
que tenía los colmillos
como puntas de navaja.
¡Aquí mis siete cachorros,
aquí, perra trujillana,
aquí, perro el de los hierros,
a correr la loba parda!
si me cobráis la borrega
cenaréis leche y hogaza,
y si no me la cobráis
cenaréis de mi cayada.
Al subir un cotorrito
la loba ya cansada:
Tomad perros la borrega,
sana y buena como estaba.
- No queremos la borrega,
de tu boca alobadada,
que queremos tu pelleja,
pal pastor una zamarra;
el rabo, para correas,
para atacarse las bragas;
de la cabeza un zurrón,
para meter las cucharas;
las tripas para vihuelas
para que bailen las damas.

jueves, 4 de octubre de 2012

lunes, 1 de octubre de 2012

SIERRA DE GATA ( Cáceres )



SIERRA DE GATA
Hablar de esta comarca es reconocer la amabilidad de sus gentes, relatar el día a día en el dialecto  

local, oír el rumor del agua cristalina erosionando los torrentes de los escarpados valles antes de 

estancarse en las numerosas piscinas naturales, oler los aromas entremezclados del brezo y la jara, 

ver el sosegado planeo de los imponentes rapaces, paladear los afamados caldos de viñas cultivados 

en sistemas abancalados, sentirse perdido en las dehesas de robles, encinas y alcornoques, o 

recolectar el fruto del verdeo que, una vez prensado, licua los mejores aceites.

En suma, es un paisaje puramente rural y agrocultural, típico de la sierra donde el tiempo parece 

detenerse y las horas no cuentan. Despertar con un nuevo sol radiante (sol de invierno), ver la cúpula 

celeste repleta de estrellas en las noches estivales, empaparse con la lluvia, el paseo diario, la caza 

ancestral, el salto de la trucha bajo un bosque galería, el tipismo de sus pueblos, las labores 

artesanales tradicionales, la cocina casera...

La Sierra de Gata ocupa el rincón más noroccidental de Extremadura con paisajes de belleza 

sobrecogedora del olivar que produce un extraordinario aceite, al viñedo con su excelente vino, a los 

bosques autóctonos en las cabeceras de los valles (abedul ibérico, acebo, enebro, encina rupícola y 

roble melojo), contrastan con laderas de pinares y con las encinas y alcornoques de tierras bajas.

Desde el castillo de Trevejo divisas las sierras de Garduño, San Pedro, Albilla y Cachaza acompañado 

de viñedos, olivos, robledales y pastos.

La Sierra de Gata te invita a conocerla a través de la huella de los antiguos caminos empedrados, cañadas y cordeles que recorren valles o laderas, ascendiendo a lo alto de los puertos permitiendo conocer su paisaje y emblemáticos parajes, observar especies animales y vegetales.
La comarca es un territorio de enorme riqueza natural, caracterizada por la diversidad y complejidad de las formas que, con gran belleza, la madre naturaleza ha moldeado sobre estas tierras para disfrute de sus habitantes.
La Sierra de Gata, está formada por un conjunto de amplios valles y repliegues, con algunos picos de considerable altura, es un escalón natural entre la altiplanicie salmantina y la llanura cacereña, presenta en sus alineaciones montañosas centrales las cotas más elevadas: el Jálama (1.492 m), la Jañona (1.367m) y la Bolla (1.519 m). Comprende también otras sierras menores, como la sierra de los Angeles (1.076 m), que enlaza con Las Hurdes; la sierra de la Malvana (1.096 m), ya en los límites con Portugal o la sierra de Santa Olalla (860 m), la más meridional de todas. Cuya protección medioambiental resultaría deseable bajo la figura de un parque natural que englobase también el excepcional valle del río Arrago, el entorno de La Cervigona, incluido el embalse de Borbollón con su isla que alberga una extensa colonia de avifauna.
La abundancia de precipitaciones (incluso superiores a los mil milímetros anuales) determina en la comarca un clima mediterráneo subhúmedo, con algunos enclaves atlánticos. Domina así el paisaje de Gata las extensas masas de roble melojo (Quercus pyrenaica) enriquecidas con otras especies como el castaño (Castanea sativa), el roble carvallo (Quercus robur = Quercus pedunculata) y el alméz (Celtis australis). Por debajo de los 800 metros de altitud aparecen las típicas formaciones de bosque mediterráneo, es decir, alcornoques (Quercus suber) y encinares (Quercus rotundifolia), entremezclados con madroños (Arbutus unedo), jaguarzos (Halimium ocymoides), brezales (Erica arborea y E. Australis), jarales (Cistus ladanifer) o cornicabras (Pistacia terebinthus). Existen grandes extensiones de pino (Pinus pinaster) y algo menor de eucaliptos , que ocuparon lo que antiguamente fueran robledales y alcornocales. Muchas de las laderas cultivadas con pinos y eucaliptos han quedado arrasadas y desprotegidas ante la erosión de los incendios.
En la comarca de Sierra de Gata se han inventariado y catalogado más de 200 especies de vertebrados, concentrados principalmente en las áreas de bosque mediterráneo autóctono (encinar, alcornocal y robledal) que aún perviven intactos en zonas de la sierra.


La comarca serragatina se ha convertido en uno de los últimos reductos ibéricos para algunas especies 

que encuentran en los bosques mediterráneos el hábitat idóneo para constituir colonias nidificantes y 

sedentarias, algunas de enorme importancia.

Podemos escuchar, esporádicamente, el aullido de los últimos Lobos(Canis lupus) que viven en la 

Península Ibérica.

Cierta es la presencia inconfundible de la huella del Lince Ibérico (lynx pardina), del Tejón (Meles 

meles), el Turón (Putorius putorius), el chapotear de la Nutria (Lutra lutra) y el dormilón Lirón Careto 

(Eliomys quercinus).

Pero lo asombroso es ver planear el ave rapaz más grande de Europa occidental el Buitre negro 

(Aegypius monchus), junto al águila más grande de la península, el Águila real (Aquila chrysaëtos).

La Cigüeña negra, las Grullas, el Milano Real, el Martín pescador, el Lagarto ocelado, la Lagartija 

colirroja, el Eslizón tridáctilo, la Culebra de escalera, la Víbora hocicuda y Tritón jaspeado son otras de 

las joyas que esconde esta hermosa tierra.

Entre las especies más abundantes de flora, la Jara (Cistus ladanifer) y el Cantueso (Lavandula 

stoechas), merecen una mención especial por ser los más representativos de la comarca serragatina. 

En primavera tapizan nuestras sierras con sus colores (blanco y morado) y aromas, tan característicos 

de la comarca.

En este espacio destacan una serie de elementos singulares, por considerarse endémicos, tener un 

interés particular para la zona, estar en peligro de extinción o representar poblaciones relictas:



  • Quercus robur o Carballo (especie de roble), que encuentra en la cabecera del Árrago las condiciones necesarias para su existencia.
  • Ilex aquifolium o Acebo, especie en peligro de extinción y protegida en el ámbito nacional.
  • Acer monspessulanum o Acer de monspelier, especie de arbusto típico de suelos ácidos del Oeste español.
  • Sorbus latifolia o Serval, árbol de la familia de las rosáceas.
  • Celtis australis o Almez, árbol de la familia de las ulmáceas.
  • Corylus avellana o Avellano, que crece de forma silvestre.
  • Betula celtiberrica o Abedul, resiste en las mismas condiciones que el acebo.
  • Ulmus glabra u Olmo, ocupa los sotos en base a sus necesidades hídricas.
  • Thymus Chamaespititium o Tomillo, endémico del Oeste español