sábado, 15 de junio de 2013

TEJON .Asociación Tierras sorianas del Cid.

TEJON ( Meles meles )

El Tejón es un carnívoro de tamaño medio, que puede llegar a pesar unos 15 Kg., con cabeza alargada y triangular, con el cuerpo también alargado de hasta 90 cms. de longitud de la que solo 15 cms. corresponden a la cola. Las patas son muy cortas, aunque fuertes, con mayor desarrollo muscular en las anteriores. El hocico es prominente, móvil y musculoso, encontrándose particularmente adaptado a excavar y hozar, mientras que el cuello es corto y ancho. El pelaje del tejón es largo y fuerte en el lomo con una característica mezcla de blanco y negro, siendo enteramente negro en el vientre y patas. La cabeza es blanca, con dos franjas negras laterales, paralelas, muy características de la especie, que abarcan los ojos, aunque no es raro ejemplos de albinismo. La piel del tejón es gruesa y muy resistente, y está cubierto de un pelo que sufre una caída anual. Precisamente el pelo del tejón tiene unas características muy especiales, en cuanto que su dureza (ni muy rígida, ni frágil) lo convierte en ideal para algunos usos tradicionales como pinceles artísticos, cepillos y particularmente brochas de afeitar, y en el Norte de China su piel se ha utilizado para hacer mantas.
El hábitat del tejón va desde la zona semiárida del Sudeste hasta zonas de alta montaña. Aún cuando el hábitat preferidos es el de las estribaciones montañosas, con cierta cobertura vegetal combinado con pastizales amplios, donde puede encontrar lombrices de tierra, insectos y frutos. La presencia de ganado (especialmente vacuno) también se ha descrito como beneficiosa para la especie. Otro aspecto clave para su presencia es la existencia de terrenos apto para excavar las tejoneras.
El tejón come una variedad muy amplia de alimentos, por lo que se consideran como omnívoros. Así se alimentan de insectos, particularmente abejas y miel, de donde proviene su nombre latino de Meles (miel en latín), de otros invertebrados, de mamíferos, de reptiles pequeños, maíz, frutas y plantas, en general, sin desdeñar la carroña.
En las Islas Británicas y norte de Europa el componente básico de su dieta son las lombrices y gusanos, mientras que en Europa meridional los tejones comen sobre todo insectos, lombrices, fruta y cereales. Muy raramente el tejón entra en corrales o establos por su miedo al hombre.
Los grandes carnívoros como el oso, lobo o lince, zorros, gato montés y gineta predan sobre los ejemplares jóvenes, al igual que las grandes rapaces nocturnas y diurnas.
El olfato y el oído del tejón es muy desarrollado, mientras que la vista la tienen más limitada, aunque por sus normales hábitos de vida (pasa la mayor parte del día en tejoneras, de modo que solo sale habitualmente de noche), está adaptado a la visión nocturna y a la oscuridad.
El tejón es un animal de hábitos nocturnos, pudiendo comenzar sus salidas al crepúsculo, siendo muy raro observarlo a plena luz del día. Puede trepar, aunque no está bien adaptado para ello, y nada bien. El tejón también puede correr con cierta rapidez. En caso de peligro o verse acorralado emite aullidos (Reinochholf, 1995). Es muy juguetón con sus congéneres, tanto de jóvenes como de adultos y participa en el aseo corporal de los compañeros de especie.
El apareamiento del tejón ocurre principalmente entre comienzos de primavera y final de verano. La cópula puede durar de 2 a 90 minutos y se estima que solo las cópulas de más de 10 minutos fecundan a la hembra.
El tejón dispone de una implantación retardada, es decir, que la hembra puede guardar el óvulo fecundado varios meses. El desarrollo del huevo o cigoto puede detenerse hasta 10 meses, hasta que las condiciones ambientales (duración y temperatura del día) sean apropiadas para la implantación en el útero. La gestación dura unos 65 días después de la implantación, del óvulo en el útero. La mayoría de los nacimientos ocurren entre febrero y marzo.
Los partos de tejón suelen ser de 2 a 6 individuos. Las crías de tejón miden entre 12 a 15 cm, sin incluir la cola y están cubiertos de un pelo blanquecino del que destaca un pigmento oscuro en la cabeza, que luego serán las características bandas negras. Abren los ojos después de 1 mes. A las 9 a 10 semanas salen a la superficie.
La lactancia del tejón dura unos tres meses. La madre tejón permanece largos períodos junto a las crías durante el amamantamiento. Por su parte el macho no se ocupa de las ellas. Cuando culmina la lactancia todos los jóvenes permanecen agrupados en una misma dependencia, conocida como litera o cuna.

Un área de 50 a 150 ha, es  generalmente el territorio en el que se localiza una tejonera, la que además cuenta con varias áreas de campeo, que pueden solaparse con la de otros ejemplares. Territorialmente marcan su territorio con heces que a diferencia de las colocadas en letrinas, en las proximidades de la tejonera, suelen colocar en piedras o arbustos en los que igualmente imprimen las secreciones odoríferas de las glándulas supracaudales. La excavación de una tejonera, que es citado de forma habitual por la literatura científica, reveló que contaba con 879 metros de túneles, 50 compartimientos, y 178 entradas. Los investigadores estimaban que su construcción requirió extraer 70 toneladas de tierra y empleó varios siglos de trabajo; ello evidenció que se trataba de una tejonera heredada por generaciones.

10 comentarios:

  1. Muy guapo, Pini. Es un bicho que me encanta. La pena es que me encuentro bastantes atropellados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un animal emblemático y de gran belleza de nuestra fauna ibérica. Enhorabuena. Bonito maracapáginas..

    ResponderEliminar
  3. Bonito mps y mejor explicación.. Ahora que mis alumnos han descubierto mi blog les remitiré al tuyo( con tu permiso, claro )para leer esos completísimos y magníficos datos sobre animales o plantas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Lo conozco, Pini, pero por una triste circunstancia que se produjo cuando era pequeña y a la que alude Arturo de Miguel.Mejor haber sabido de e´l a través de tu blog.
    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
  5. Es el espacio en blanco de mi lista de observaciones. La gente dice que es fácil de ver pero, como le ocurre a otro amante de la naturaleza que escuché en la radio y, que no había conseguido ver al martín pescador, a mí me ocurre lo mismo con el tejón. No he realizado todavía una exhaustiva búsqueda para dar con él, entre otras cosas por que confiaba en que lo vería con el tiempo pero, ha pasado mucho tiempo y continúo sin verlo. Tendré que tomármelo más en serio e ir a por él.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Que buena explicación sobre el tejón,lo vi ya hace bastantes años un animal,algo fiero y espectacular,pero muy bello.Saludos Pini

    ResponderEliminar
  7. He aprendido cosas que desconocía de mi mismo.
    Que pena me ha dado ver esta semana a un semejante atropellado en la autopista.
    Un abrazo,Pini.

    ResponderEliminar
  8. ¡Cuanto estamos aprendiendo con tu blog!
    Muchas gracias por las explicaciones.
    Saludos.
    Lucía.

    ResponderEliminar
  9. Hola Pini, es muy interesante todo lo que cuentas del tejón y su forma de vida, para mi era desconocida. El marcapáginas es muy ilustrativo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Bonito marcapáginas Pini, con un texto muy bien redactado de la vida y costumbres del tejón, animal que como dices, es muy difícil de ver por sus costumbres nocturnas, saludos

    ResponderEliminar