martes, 19 de noviembre de 2013

ATLAS ILUSTRADO DE LOS CACTUS. Ediciones Susaeta

 CACTUS

Las cactáceas (Cactaceae) son una familia de plantas suculentas y, en gran mayoría, espinosas, conocidas en conjunto como cactos o cactus. Esta familia es prácticamente exclusiva de América, lo que significa que son endémicas del continente americano y las Antillas. Sin embargo, hay una excepción, Rhipsalis baccifera, que está extendida en África tropical, Madagascar y Ceilán. Se cree que la colonización del Viejo Mundo por esta especie es relativamente reciente (unos cuantos cientos de años), probablemente transportada en el tracto digestivo de pájaros migratorios en forma de semillas o, según otra teoría, en forma de plantas adheridas a troncos impulsados por corrientes marinas. Muchas otras especies de cactáceas se han naturalizado, en condiciones similares a las de su hábitat, en otras partes del mundo, tras ser introducidas por el hombre.
Muchas plantas suculentas, tanto en el Viejo como en el Nuevo Mundo, tienen una notable semejanza con los cactus y, a menudo, son así llamadas en lenguaje corriente. Sin embargo, esto se debe a la evolución paralela, ya que ninguna de ellas está estrechamente emparentada con las cactáceas. La característica identificativa más clara de la familia de los cactus es la areola, una estructura especializada de donde surgen las espinas, los vástagos nuevos y, en muchas ocasiones, las flores.
Se considera que las cactáceas han evolucionado entre hace 30 y 40 millones de años. El continente americano estaba unido a los demás, pero se fue separando progresivamente por la deriva continental. Las especies endémicas del Nuevo Mundo debieron desarrollarse después de esta separación; el distanciamiento significativo se alcanzó en los últimos 50 millones de años. Esto podría explicar la inexistencia de cactus endémicos en África: éstos evolucionaron en América cuando los continentes ya se habían separado.
Los tallos de las cactáceas, que conforman básicamente el cuerpo de la planta, están engrosados por el desarrollo del parénquima, y su color verde se debe a que son fotosintéticos.
Tres son las formas en las que se presentan los tallos de los cactus:
·         Cladodio: tallo aplanado en forma de raqueta (como en los nopales).
·         Columnar: tallo en forma cilíndrica (con o sin ramificación). La planta se denomina basítona si se divide desde la base del tallo, mesótona si se divide a la mitad del tallo o acrótona si se divide en la punta del tallo. En las columnares algunas veces el tallo está comprimido lateralmente y aplanado, en cuyo caso se le llama filocladio (como en los saguaros).
·         Globoso: tallo casi esférico, con porte de barril (como en las ( biznagas).
La areola es una estructura vegetativa distintiva de las cactáceas que se encuentra sobres los podarios y costillas. Las areolas, por lo común, mantienen dos zonas de crecimiento: en la parte superior se producen las flores (meristemos floríferos) y en la inferior los meristemos espinulíferos. Las areolas desarrollan múltiples pelos o tricomas (semejantes a las fibras de algodón) y espinas (y, en los géneros más antiguos, hojas).
Hay cactus sin espinas, como Opuntia ficus-indica y Opuntia leucotricha. Estas especies sin espinas pueden ser consumidas por el ganado en los períodos secos, como forma de supervivencia y adaptación al cambio climático.
Las flores son solitarias y hermafroditas o, más rara vez, unisexuales. Si bien existen especies con flores zigomorfas, la mayoría tienen flores actinomorfas. El perianto está compuesto, generalmente, por numerosos pétalos dispuestos en espiral, con aspecto petaloide. Frecuentemente los tépalos externos tienen aspecto sepaloide. Se unen basalmente para formar un hipanto o tubo periántico. El androceo está formado por numerosos estambres, con secuencia centrífuga.
El polen es trinucleado, desde tricolpado a 6-15 colpado o porado. El nectario está constituido por un anillo en la superficie interna del tubo periántico. El gineceo se compone de 3 o más carpelos, y el ovario es ínfero.
El fruto suele ser indehiscente, bacciforme y rara vez seco.
Con mínimas evidencias en el registro fósil, las cactáceas son consideradas por los especialistas como un grupo natural monofilético que ha evolucionado en los últimos 80 a 60 millones de años. Se desarrollaron a partir de formas no suculentas, las cuales contaban con hojas simples arregladas en forma helicoidal, fotosíntesis C3, madera (xilema secundario), polen y semillas. Morfológicamente semejantes a otras familias relacionadas e incluidas en el mismo orden de las Caryophyllales. En cuanto a su origen se cree que posiblemente se originaron en la zona tropical seca de América del Sur. El género Pereskia presenta varias de esas características, por lo que es considerado el más primitivo entre las cactáceas actuales.
Un cierto número de especies se cultivan como plantas de interior, así como en jardines ornamentales. Algunas especies del género Opuntia, particularmente la especie Opuntia ficus-indica, son cultivadas en América y en la zona mediterránea por su fruto, la tuna o higo chumbo, el cual es dulce y muy apreciado.
También suelen formar parte de los denominados xerojardines, donde se agrupan cactus y otras plantas poco consumidoras de agua (xerófitas) en regiones áridas.
La palabra cactus deriva del griego Κάκτος káktos, utilizado por primera vez por el filósofo Teofrasto para nombrar una especie de cardo espinoso que crecía en la isla de Sicilia, posiblemente el cardo Cynara cardunculus.
La palabra pasó al latín como cactus a través de Plinio el Viejo, quien en su Naturalis Historia retomó aquello que Teofrasto escribió sobre esta planta que crecía en Sicilia. De cactus derivó la palabra latina carduus, que finalmente dio lugar a la española cardo.
La familia Cactaceae se divide en cuatro subfamilias:
Pereskioideae (monogenérica; especies provistas de hojas bien formadas), 
Opuntioideae (a la que pertenece la chumbera o nopal ), 
Maihuenioideae (monogenérica; especies restringidas a Argentina y Chile)
 Cactoideae (la de mayor número de especies)

Hay más de 200 géneros de cactus, con unas 2.500 especies, en su mayor parte adaptadas a climas áridos.


15 comentarios:

  1. Los hay preciosos y cada vez son más apreciados...y conmigo muy agradecidos ( y con todos).
    Bonito marcapáginas, que yo también poseo.
    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que son muy atrayentes.
      un abrazo

      Eliminar
  2. Algunos cactus tienen unas flores espectaculares y alcanzan un tamaño considerable.
    Gracias Pini por tan magníficas explicaciones y el interesante vídeo.
    Saludos.
    Lucía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo el más grande que he visto es una chumbera en un lugar cercano a mi pueblo y que cuando florece, es una preciosidad.
      Saludos

      Eliminar
  3. Se me ha olvidado decirte que el marcapáginas es precioso.

    ResponderEliminar
  4. Las explicaciones , de agradecer. Los cactus me encantan , aunque son un poco traidorzuelos con las espinas. El marcapáginas muy bonito. Creo que yo también lo tengo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es lo malo de los cactus, esas espinas que poseen.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Para mi es una puñeta no poder tener cactus en la terraza por que, curiosamente, no me da el sol.
    Es una pena, eso sí, no me achicharro para el verano ni necesito el aire acondicionado.
    Son una maravilla de plantas, bien se merecen unos marcapáginas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Pues sí, son plantas que necesitan algo de sol, pero todo no se puede tener.
    saludos

    ResponderEliminar
  8. Una entrada muy completa e interesante, muy buena iformación que te agradezco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Preciosas plantas, tenho algumas delas. Gostei do marcador, muito "guapo"!

    Beijos.

    ResponderEliminar
  10. hola Manuel, me encantan los cactus y la entrada tb.
    saludos
    Maite

    ResponderEliminar