domingo, 3 de noviembre de 2013

REGALIZ / REGALÊSSIA ( Catalán ) Imprenta Sebtor (1)

Marcapáginas editado por la Imprenta Sebtor de Barcelona, con motivo de la Feria de Sant Ponç. 

  La Feria de Sant Ponç es, quizás, una de las ferias más antiguas celebradas en Cataluña, que cada primavera nos regala toda clase de hierbas medicinales, así como remedios naturales y culinarios. Alrededor del 11 de mayo, para Sant Ponç, las calles de pueblos y ciudades se llenan de paradas donde mostrar los mejores productos de la tierra y artesanos, además de la gastronomía típica de la región.
Hierbas aromáticas, esencias, infusiones, ungüentos botánicos... un gran escaparate de remedios para curar distintos males. La ruda, el tomillo, el romero, la manzanilla o el laurel son algunas de las especies protagonistas de este día, además de otros alimentos, todos ellos, elaborados de una forma artesanal, como pasteles o almíbares. Confitura, miel, mermelada, chocolate y dulces llenan las paradas de productos tradicionales.
También podemos encontrar un gran surtido de alimentos representativos de la comida catalana: quesos, el típico mató recién hecho, embutidos... además, en los últimos años y siguiendo las nuevas tendencias, se han incorporado todo tipo de productos ecológicos, 100% naturales sin conservantes ni colorantes.
El Costumari Catalán, que recoge las fiestas y tradiciones de toda Cataluña, establece que los primeros conocimientos que se tienen de esta tradición datan del siglo XVI, cuando la fiesta de las hierbas se realizaba delante de la iglesia de San Miquel de Barcelona. Otros historiadores sitúan su origen en la época romana, en las fiestas dedicadas a Flora, diosa de la vegetación.
Esta feria se realiza en homenaje a San Ponç, Patrón de los Herbolarios que, según la leyenda, llegó a Barcelona y, al ver tal cantidad de miseria y pobreza, inmediatamente se dispuso a preparar pócimas de hierbas medicinales y todo tipo de remedios con el fin de curar los males de la población. Por esta razón, y en agradecimiento a la labor de San Ponç, los barceloneses decidieron rendirle culto y celebrar la feria de las hierbas en su honor.
Además, esta fiesta está cargada de simbolismos y leyendas; sin ir más lejos, las creencias populares manifiestan que si limpias a fondo la casa el día de San Ponç, alejamos los parásitos de nuestro hogar durante todo el año. Antiguamente, era costumbre poner un paquete de hierbas, comprados el día de la feria, debajo de la cama con el fin de alejar los malos espíritus creyendo que esto tenía un alto poder sanador.
Fuente : cocina.facilisimo.com

Glycyrrhiza glabra, comúnmente llamado regaliz, es un miembro de la familia de las fabáceas nativo de la Europa mediterránea y de Asia Menor. Se encuentra cultivado en muchos lugares, habiéndose naturalizado en muchos de ellos en sitios húmedos, como lechos de ríos, barrancos, vaguadas, etc.
La raíz de esta planta es uno de los condimentos más antiguos. Tiene un sabor anisado y agridulce. Se usa mucho en confitería, postres, tartas y en bebidas, como la cerveza irlandesa (Irish Guinness), también se hacen caramelos, comprimidos y tiras de oblea de venta en farmacias y puestos de golosinas por su característico y agradable sabor y por sus propiedades para eliminar el mal aliento. Es un ingrediente del tabaco oloroso de pipa que se caracteriza por su olor dulzón.
Es una herbácea perenne con raíces estoloníferas que alcanza 1 m de altura, con hojas pinnadas de alrededor de 7 a 15 cm de largo compuestas por 9 a 17 foliolos. Las flores, de 80 a 120 mm de largo, son púrpuras o azul pálido y surgen en pequeñas inflorescencias. El fruto es una vaina oblonga de unos 2 a 3 cm con varias semillas. Las raíces son estoloníferas, es decir, que se extienden horizontalmente y rebrotan, propagando así la planta.
El nombre del género Glycyrrhiza proviene del griego, de las voces "rhiza", que significa raíz y "glyks" o "glukus", que significa dulce; mientras que el término de la especie "glaber" alude a la ausencia de pilosidad.
Los usos medicinales del regaliz son muy variados. Se utiliza tanto su raíz seca en preparaciones caseras como toda una serie de productos normalizados y presentados de diversas maneras (cápsulas, tabletas, comprimidos, tinturas, crema seca, etc.). Estos productos pueden ser encontrados en farmacias y herboristerías. Su base es la raíz de la planta y su componente principal, la glicirricina. Este componente se elabora tradicionalmente a partir de las raíces de tres años que todavía no han producido fruto y que suelen recogerse durante octubre y noviembre. El proceso consiste en machacarlas y hacerlas hervir a fuego lento en calderos de cobre, removiendo constantemente hasta que se forme una pasta consistente. A esta pasta se le da la forma oportuna y se deja secar sobre tableros de madera. Actualmente modernas máquinas realizan el proceso en cámaras de vapor.
En el procesamiento del regaliz suelen entrar otros productos edulcorantes que disimulan el amargor natural de la planta. Uno de estos productos es la glicirricina, que presenta ciertas incompatibilidades y una posible toxicidad. Por eso se venden también productos normalizados de regaliz sin este componente, denominados DGL (Deglycyrrhizinated Licorice, término que en inglés quiere decir "regaliz sin glicirricina"). Los productos DGL contienen propiedades diferentes a la variedad completa.
Además de preparados normalizados de regaliz, se utiliza también su raíz seca triturada para hacer decocciones y tinturas, realizadas con la raíz seca y macerada en alguna bebida alcohólica de 45º durante 15 días. La ventaja de la raíz es que, una vez recogida y lavada adecuadamente, puede ser guardada y conservada perfectamente hasta que se decida realizar una preparación.
La glicirricina posee propiedades mineralcorticoide y glucocorticoide; estas propiedades son consecuencia de la inhibición de una enzima que transforma al Cortisol en Cortisona, la 11-Beta-Hidroxiesteroide deshidrogenasa, y el acúmulo de cortisol en el organismo es responsable de los efectos negativos como el aumento de la presión sanguínea (hipertensión), aumento del sodio y retención del agua. Se produce una pérdida anormal de potasio que conduce a un estado llamado hipokaliemia o falta de potasio en la sangre y puede asimismo conllevar problemas hepáticos.
Muchas de las intoxicaciones se producen de una manera inconsciente con el uso habitual de esta planta en caramelos, sobre todo aquellos para refrescar el aliento. Otros causantes de las intoxicaciones son beber cantidades grandes de bebidas que contengan regaliz, como el anís, el fumar mucho tabaco tratado con esta planta, el comer gomas de mascar o caramelos. La dosis tóxica depende de cada individuo pero la Comisión Europea, en un estudio del 2008, recomienda que las dosis diarias de ácido glicirrético no supere los 100 mg diarios. Una mujer de 56 años de Yorkshire (Reino Unido) tuvo que ser hospitalizada tras haber estado consumiendo 200g diarios de extracto de regaliz en forma de caramelos. En el hospital, donde permaneció 4 días, se restauraron sus niveles de potasio, mediante gotero y pastillas. El consumo de té de regaliz también puede producir subidas de tensión, pero éstas son muy infrecuentes y generalmente reversibles.
En un estudio realizado en Irán se comprobó como la administración de 1,3 g de extracto seco de regaliz durante diez días consecutivos disminuía la testosterona de los afectados e inhibía su deseo sexual, al contrario de la común creencia difundida en herboristerías de ser un afrodisiaco. Igualmente un estudio llevado a cabo en Finlandia llegó a la conclusión que el consumo de regaliz en exceso, llevaba a partos prematuros.
No se puede utilizar en caso de diabetes del tipo II, en pacientes con hipertensión arterial, con aquellos que tengan poco potasio en la sangre, en enfermos de hepatitis y durante el embarazo


21 comentarios:

  1. Cuando iba con mi padre a pescar lucios al Tajo (tendría yo 9 -10 años), y mientras esperábamos que picasen, siempre me conseguía unos trozos de esta raíz, que comenzaba chupando y acababa masticándolo, convirtiendo la raíz en algo parecido a una brocha.
    Lo he encontrado a la venta seco, pero nada que ver con el sabor y olor del recién sacado de la tierra.

    Saludos. Javier Aranjuez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que hemos hecho casi todos los niños de nuestra generación, masticar palo dulce, aunque yo no lo probé nunca recién sacado de la tierra; siempre lo compraba ya oreado.

      Eliminar
  2. Cuac Cuac

    Pini, aquí te va una pequeña crítica constructiva:
    Me resultaba más simpático el búho que señalaba tu correo "electrógeno" que ese "loqueseaconalasdemadera"

    Alazos. Pato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que a mí tampoco me gusta; las prisas no son buenas. Lo tendré en cuanta. A ver si encuentro un patito simpático.
      Saludos

      Eliminar
    2. Cuac Cuac

      ¡¡¡¡¡¡ya lo veo!!!!!
      Aunque te agradezco el detalle, mi lado infantil sigue echando de menos al búho........
      (sería cínico por mi parte decirte decirte que éste es más bonito, ya que, y aunque algún sector femenino se me subleve, sólo dicen la verdad los borrachos, los niños, los leggins ajustados y los anades reales)
      Un alazo afectuoso por el detalle. Pato

      Eliminar
  3. Me encanta el regaliz. Recuerdo cuando iba al colegio (ya ha llovido) y se lo compraba a una señora que lo vendía por los alrededores, lo llevaba en un canasto.
    La información muy completa e instructiva como siempre.
    Saludos.
    Lucía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también, pero según parece, no es bueno abusar de él.son recuerdos de la niñez, que no se olvidan nunca.
      Saludos

      Eliminar
  4. Me gusta más el marcapáginas que el sabor.
    También me gusta el pato que aparece por encima del correo "electrógeno " que diría el Idem del Tajo .
    Unha aperta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo entiendo; tu paladar estará más habituado a la mermelada de calabacín y al dulce de membrillo y el regaliz, pues como que no; sobre todo después de un "jartón" de castañas.
      un abrazo

      Eliminar
    2. Sí que me he pegado varios jartones de castañas , pero no me gusta mucho lo dulce , así que hago más mermelada y más membrillo para el prójimo ( Y para el próximo ) que para mi ...Y si a alguien le apetece , no tiene más que decírmelo , que se la pongo ahí en un plis plas .
      Abrazos.

      Eliminar
  5. ¿Así que el té de regaliz sube la tensión? Buena información para una hipotensa como yo.
    El marcapáginas muy bonito. Supongo que nos deleitarás con varios de la serie y nos transmitirás más datos que desconocíamos, y que nos pueden venir muy bien...a nuestra edad.....del pavo (perdón, del pato)
    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es mi idea, pero no tengo muchos más.
      un abrazo

      Eliminar
    2. Esa es mi idea, pero no tengo muchos más.
      un abrazo

      Eliminar
  6. Muchos recuerdos de mi infancia que ya no se donde esta....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según parece, somos muchos los que en nuestra infancia nos enrrollamos con el palo dulce. Y es que entonces no había tantas chuches como ahora para elegir.
      Saludos

      Eliminar
  7. Afortunadamente es una planta que siempre he tenido a mano y, para mí, su sabor es incomparable. Era mejor en mi infancia morder el regaliz de palo en clase que el lapicero. Todavía sigo cogiendo algúna raíz de tamaño fino que era como mas me gustaba.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuac Cuac

      ¡Ah!¡Como búho, eres sabio.....!
      Alazos. Pato

      Eliminar
  8. Es una buena costumbre, siempre que no se abuse; puede ocasionar algún trastorno en la salud.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Es una buena costumbre, siempre que no se abuse; puede ocasionar algún trastorno en la salud.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Gracias por toda la información que nos aporta, sabía que para los hipertensos no era bueno su consumo.
    Un marcapáginas muy bonito. Estupenda entrada.
    Saludos.

    ResponderEliminar