viernes, 31 de enero de 2014

ISLAS CÍES . Naviera Mar de Ons


Marcapáginas editado por la Naviera Mar de Ons y en la que se ven a vista de pájaro estas maravillosas islas gallegas.




Las islas Cíes, pertenecientes al municipio de Vigo, forman un archipiélago situado en la boca de la ría del mismo nombre, en las Rías Bajas gallegas, en la Provincia de Pontevedra (España), formado por tres islas: Norte o MonteagudoDel Medio o do Faro y Sur o San Martiño. Las dos primeras se encuentran unidas artificialmente por una escollera y naturalmente por el arenal de la Praia de Rodas. Están orientadas según un sistema de fracturas paralelo a la costa en dirección N-S. Distan aproximadamente 14,5 km de la ciudad de Vigo. Fueron declaradas parque natural en 1980, y están incluidas en el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia creado en 2002.
Su formación geológica es de finales del Terciario, cuando se produjeron los hundimientos de algunas partes de la costa, con lo que penetró el mar y se crearon las rías. Todas las islas atlánticas son las cumbres de las sierras costeras que quedaron parcialmente bajo el mar y están formadas casi en su totalidad por piedra granítica.
Las tres islas son montañosas con una cara oeste abrupta, con acantilados casi verticales de más de 100 metros y numerosas cuevas (furnas) formadas por la erosión del mar y el viento. La cara este tiene laderas algo más suaves cubiertas por bosques y matorral y se encuentra protegida de los vientos atlánticos, lo que permite la formación de playas y dunas.
Las borrascas atlánticas pasan sobre las islas, descargando al chocar con la costa, por lo que las Cíes reciben más o menos la mitad de lluvia que el resto de la costa de las Rías Bajas.
En 1980 las islas Cies fueron declaradas como parque natural debido a su alto valor natural de este espacio y al rápido deterioro que estaba sufriendo a causa de las actividades humanas. A lo largo de los años,la situación legal de protección va variando hasta que el 21 de noviembre de 2000, el Parlamento Gallego acuerda por unanimidad pedir al gobierno central la declaración del archipiélago como parque nacional. El Congreso de los Diputados tomó el acuerdo definitivo en julio de 2002, creando el Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, formado por un conjunto de archipiélagos, islas e islotes que son las Cíes, Ons, Sálvora, Noro, Vionta, Cortegada y Malveiras.
El parque tiene una parte terrestre y otra marítima que comprende una franja de 100 metros, medidos a partir de la bajamar. En las Cíes está prohibida la pesca submarina desde 1992.
Desde 1988 las islas tienen además la consideración de ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves). También se encuentran incluidas, en el ámbito europeo, en la Red Natura 2000, que desarrolla directivas comunitarias de hábitats y aves.
El matorral se compone fundamentalmente de especies autóctonas, como el toxo (tojo), la xesta (retama), la esparraguera, el torvisco o la jara.
El  bosque es el que ha sufrido las mayores alteraciones, pues han desaparecido especies  autóctonas  como la higuera y otras como el rebollo han quedado reducidas a áreas casi testimoniales, al haber repoblado con pinoy eucalipto casi una cuarta parte de la superficie del parque. Los vientos fuertes con alto contenido en sales dificultan, a su vez, el desarrollo de los árboles.
En las dunas, playas y acantilados se mantienen especies, algunas de ellas endémicas del litoral galaico-portugués, propias de estos medios, con unas condiciones físicas y climatológicas muy extremas. Destaca la presencia de la armeria (Armeria pungens), conocida en toda Galicia como herba de namorar, en peligro de extinción, y una importante cantidad de camariñas (Corema album) que además son las únicas en el sur de Galicia.
En la zona de la laguna se encuentra vegetación típica de marismas, como los juncos .
22.000 parejas de gaviotas patiamarillas constituyen la colonia más grande del mundo y es la especie dominante en Cíes. La sigue el cormorán moñudo, con 2.500 parejas, y la gaviota oscura, con 20 parejas. En 1960 se censaron 400 parejas de arao ibérico, que en la actualidad se encuentra casi extinguido en las islas. Hay otras muchas especies de aves rapaces, palomas torcaces, pardelas, alcatraces, tórtolas, pájaros carpinteros y otros pájaros de diferentes clases, que nidifican en árboles y acantilados. Asimismo, numerosos y variados tipos de aves invernan o descansan en sus viajes migratorios. En el Alto da Campá (Illa do Faro) y en el Faro do Peito (San Martiño), existen observatorios ornitológicos. También hay en la Illa do Faro un aula de la naturaleza.
Conejo, erizo y nutria son los únicos mamíferos silvestres con cierta presencia actualmente. También hay ratones de campo, musarañas y murciélagos, así como algunas otras especies de pequeño tamaño y en menor cantidad.
Reptiles, representados por diferentes tipos de lagartos, lagartijas y culebras; anfibios (en menor medida por la escasez de agua), como salamandras y sapos, e invertebrados como los caracoles, escarabajos, arañas y mariposas acaban completando la fauna de las islas.
La zona submarina que rodea Cíes forma uno de los ecosistemas más ricos de la costa gallega. Lo más destacable es un importante bosque de algas pardas.
El perímetro de las islas tiene diferentes tipos de entornos: los acantilados, expuestos al fuerte oleaje, están poblados por percebes y mejillones. En su parte submarina, muy pedregosa, se pueden encontrar nécoras, centollos, bogavantes y pulpos. En las playas de las zonas más protegidas hay multitud de moluscos bivalvos, así como rodaballos, sollas y lenguados. Las zonas rocosas pero protegidas del interior de las islas están pobladas por verdaderos bosques de anémonas y numerosos erizos de mar.
Habitualmente las aguas que rodean las Cíes son visitadas por delfines, ballenas y tortugas marinas.
A pesar de la protección del archipiélago, éste se ve afectado, como el resto del parque y toda la costa gallega, por la preocupante contaminación existente. Una importante actividad industrial, los emisarios submarinos y el puerto comercial y deportivo de Vigo, con el intenso tráfico que genera, hacen que la ría y la zona estén contaminadas por metales pesados. También se encuentran en varias playas de la ría, concentraciones elevadas de coliformes fecales. Muchas de estas playas pierden arena a excesiva velocidad.
Mención especial merece el tráfico de petroleros frente a la costa gallega, que supone, con su actividad normal, una importante fuente de contaminación, agravada por la frecuente e irresponsable limpieza de sus tanques a su paso. Además, la climatología, lo abrupto de las costas y la escasa atención a la necesidad de renovar las flotas, hacen que con frecuencia se produzcan accidentes de grandes mercantes o petroleros que contaminan gravemente las costas gallegas.


19 comentarios:

  1. Sobre este entorno solo hay buenas referencias, que ganas tengo de conocerlas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tendrás que esperar, porque últimamente los temporales no paran. Seguro que merece la pena conocerlas.
      Saludos

      Eliminar
    2. Me encantan las fotografías, son geniales. Ha estado un regalo el visitar tu bloc, te invito visitar el mio y si te gusta espero que te hagas seguidora.
      Elracodeldetall.blogspot.com

      Eliminar
  2. Maravilloso paraje. Ahora las visitas están restringidas ( O estaban ) supongo que con buen criterio , pues hay que cuidar el entorno , que destruir , destruimos pronto y luego , cuando no hay remedio nos lamentamos.
    Como siempre profunda y documentada información. Gracias por ello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo lógico; somo incapaces de respetar y cuidar la naturaleza. Creemos que tenemos derecho a todo, sin pensar en las consecuencias.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Magnificamente documentada la entrada.

    ResponderEliminar
  4. Fantásticos el lugar, las explicaciones, el vídeo y la naviera por editar un marcapáginas tan precioso.
    Saludos.
    Lucía.

    ResponderEliminar
  5. Tanto lugar bonito para ver no seu país que é difícil selecionar o melhor para se conhecer primeiro...

    Beijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte, para los amantes de la naturaleza, España es un país en el que hay mucho donde elegir . Lo bueno sería conocer todos esos lugares.
      Beijos

      Eliminar
  6. Que isla mas bella para pasar unos días en soledad, o muy bien acompañado.
    Saludos con cariño a mi vecina de arriba y, a ti también Pini, por supuesto.

    ResponderEliminar
  7. De las dos maneras, seguro que se lo pasa uno bien.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Cuac Cuac

    Es curioso que sea una naviera la que publicite este maravilloso paraje natural, cuando una parte de la amenaza a este paraiso procede del hombre y sus transportes en barco.
    ¡Ojala sea una declaración de principios!
    Alazos. Pato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellos viven de eso, del transporte turístico; por tanto, a mayor número de visitantes, más ganancias.Es la administración pública la que debe velar por mantener estos paraísos, pero " poderoso caballero es don dinero ".
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Bonito marcapaginas,y las explicaciones y tal como siempre impecables.te felicito Pini!!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diego; se hace los que se puede. Ma alegor que te guste.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Fiquei fã. Vou seguir.
    Boa semana.
    Beijo.
    Nita

    ResponderEliminar
  11. Preciosa entrada y muchas gracias por la información. No sabía que los de Mar de Ons habían editado marcapáginas. Respecto a las visitas, comentaros que sólo se pueden realizar de junio a septiembre en los barcos de pasaje y las plazas (afortunadamente) son limitadas. ¡Ya tenéis una cita para el próximo verano!
    Todas las islas del Parque, como bien comentas, tienen varios problemas para su conservación, espero que la sensatez se imponga y se puedan preservar. Merece la pena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar