sábado, 22 de marzo de 2014

LOS CAZADORES DE LA NOCHE ( III) . MOCHUELO. Artesanal


 Dedicado a Ana Mínguez ( naturanafoto.blogspot.com ), aficionada a la fotografía de naturaleza y a quién le encanta esta ave. El vídeo fue realizado por ella, hace algún tiempo.


         Poema / Fábula

Escondido en el tronco de un árbol
estaba un mochuelo,
y pasando no lejos un sapo,
le vio medio cuerpo.
¡ Ah de arriba, señor solitario !
- dijo el tal escuerzo -
Saque usted la cabeza y veamos
si es bonito o feo.
No presumo de mozo gallardo
- respondió el de adentro - ,
y por eso a salir a lo claro
apenas me atrevo.
Pero usted, que de día su garbo
nos viene luciendo
¿ no estuviera mejor agachado
en otro agujero ?.
¡ Oh, qué pocos autores tomamos
este buen consejo !.
 Siempre damos a luz, aunque malo, 
 cuanto componemos, 
 y tal vez, fuera bien sepultarlo.
                                  Pero, ¡ ay compañeros !,
                               más queremos ser públicos sapos
                                 que ocultos mochuelos.

                                                              Tomás de Iriarte



               MOCHUELO
             Athene  noctua

El mochuelo común es un búho pequeño; apenas levanta 22 cm, con una envergadura alar de unos 50 cm. Su aspecto es redondeado, más bien rechoncho y con la cabeza ancha.
Su plumaje es principalmente pardo-grisáceo, sobre el que destacan sus ojos amarillos.
El área de distribución del mochuelo europeo llega por el norte hasta el centro de Gran Bretaña; es decir, desde el desierto hasta la linde de la zona nórdica del bosque de coníferas. Por el este llega hasta Manchuria. Es abundante en toda esta zona. En la Península Ibérica es habitual en el litoral mediterráneo.
Ocupa zonas semidesérticas, estepas labradas o no, campos de frutales y tierras de labor, sobre todo cerca de enclaves humanos. Esta proximidad a zonas habitadas hace que el mochuelo sufra las consecuencias del tráfico rodado, apareciendo con frecuencia atropellado en cunetas.
El mochuelo vive en pareja de forma continuada, pasando toda su vida en el territorio de cría, en el mismo nido. Éste suele estar ubicado en una cavidad: un árbol hueco, una grieta en las rocas, un edificio en ruinas... A veces ocupa nidos de abubillas y carracas.
Durante la época de celo, que se extiende durante marzo y abril, profiere una gran variedad de gritos de reclamo, particularmente unos trinos lentos y melódicos.
La puesta tiene lugar a finales de abril o principios de mayo, y el tamaño similar de los polluelos hace pensar que la incubación no empieza hasta la puesta del último huevo. Esta incubación está exclusivamente a cargo de la hembra, que durante ese tiempo es alimentada por el macho.
Una vez eclosionados los huevos, los pollos permanecen en el agujero del nido durante un mes. A principios de julio empiezan a volar, y en agosto ya son independientes y abandonan el territorio de sus padres.

En verano el mochuelo se alimenta básicamente de insectos durante el día, y en la oscuridad caza alondras y ratones.
En cualquier caso, sea lo que sea lo que coma, se lo traga sin trocear.
Es activo sobre todo en la oscuridad, pero también durante el día. Con luz, el vuelo es ondulante, pero de noche es en línea recta por encima del suelo, desde donde asciende súbitamente para posarse en un punto elevado.
Al atardecer es fácil verlo posado en un poste o un cercado, y si se asusta hace una especie de reverencias espasmódicas.
Aunque durante el celo emite reclamos variados, normalmente su canto es una especie de maullido, como kiú.



21 comentarios:

  1. jaja.. Digo si se parece a mi querido Mochito.. Qué sorpresa!!!.. Que te voy a decir.. Para mi son animales de fábula nunca mejor dicho.. Tenerlos de frente mirándote con esos grandes y amarillos ojos es la más bonito que te puede pasar.. Precioso marcapáginas. Qué tengas buen fin de semana.. :-)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando te miran con esos ojazos y te sostienen la mirada durante algún tiempo, es algo que no se te olvida; tienen algo mágico. En cuanto vi tu video, no dudé ni un momento en elegirlo y más sabiendo lo que te gustan estas aves y por eso te dediqué la entrada.
      Saludos

      Eliminar
  2. ¡Qué preciosidad! Hace surgir en uno la parte más tierna. ¿Sabes? a mí su canto se me parece al maullido de un pequeño gatito (no sé si el sonido está distorsionado). El poema, muy educativo; y el mps, como los otros, una Artesanía que une Naturaleza, Literatura y afición..¡una cucada! (aunque no sea un "cuco"). Por cierto, en gallego, "moucho".
    Unha aperta

    Justa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es lo más parecido al maullido de un gato, pero tiene varios cantos, dependiendo de su estado de ánimo. Cuando empieza el celo, a últimos de febrero es una delicia escuchar su reclamo amoroso,en el ocaso, cuando el campo queda en silencio y lo único que se escucha es su canto.
      Y lo de Moucho, lo sabía por el conjuro de la queimada: Mouchos, coruxas, sapos e bruxas, etc
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Yo tengo siempre uno a mano. Cuando me apetece lo veo salir y solearse desde la oquedad de su altiva terrera sobre un camino escasamente transitado. Anda que no es curioso el tipo, pero muy elegante y atento estudiando su feudo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que son curiosos y si se sienten en peligro, no te quitan los ojos de encima. Yo los he tenido en lo alto de alguna rama de un olivo mirándome fijamente y sosteniéndome la mirada durante algún tiempo. Es algo que no se olvida.
      Por lo que veo no te aburres con las strigiformes.
      Saludos

      Eliminar
  4. Muy buena la serie de nocturnas que nos estás enseñando, ya sabes lo que me gustan.
    Un abrazo,Pini.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gusten, pues tienen algo especial. Y lo que no sé es por qué algunas personas utilizan su nombre como un insulto.Al menos por aquí es muy común decir " eres un mochuelo " " ¡ qué joío mochuelo, este !, en sentido despectivo.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Solo lo he visto en dos ocasiones, de lejos y al contraluz del amanecer.... Me gusta el marcapáginas , la moraleja de Iriarte, el video y por supuesto tus apuntes.... Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo lo veo muy a menudo;la última vez ayer tarde posado en la rama de una encina.
      Saludos

      Eliminar
  6. Existem dois que estão presentes no mesmo lugar quando vou passear no parque. Estão pousados ali, no mesmo lugar de sempre. Preciosíssimos!!!

    Gostei muito desta entrada, Pini.
    Beijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suelen elegir el mismo lugar para descansar. Beijos

      Eliminar
  7. Bonito marcapáginas y un post muy completo. Te felicito!
    Saludos y buena semana.

    ResponderEliminar
  8. Cuac Cuac

    Preciosa fábula cargada de verdad, como toda las fábulas de Iriarte.
    Lamento decir que mi experiencia con un mochuelo (creo era mochuelo...) no fue placentera:
    Conduciendo de madrugada hacia el trabajo, vino a golpearse frontalmente contra el cristal de mi coche y aunque la escasa circulación por carretera secundaria me permitió echarme a un lado sin riesgo, no lo encontré......lo siento.....
    Alazos. Pato

    ResponderEliminar
  9. Desgraciadamente la carretera, aparte de las vidas humanas que se cobra, también se cobra la de muchos animales salvajes. Cuando sin querer acabas con la vida de un animal tan bonito como un mochuelo, uno se siente mal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. que chulo!!!y ese video esta genial,bonita entrada!!!ya que he acabado los exámenes pasaré más por aquí,que te tengo descuidado jeje
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, serás siempre bien recibido. Ya te encargaré algo para que te entretengas en las vacaciones.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Otra preciosidad de marcapáginas, poema y vídeo.
    Saludos.
    Lucía.

    ResponderEliminar