sábado, 29 de marzo de 2014

LOS CAZADORES DE LA NOCHE ( IV ) . BÚHO CHICO. Artesanal

    POEMA

Sobre los árboles que le cobijan
los búhos en filan permanecen,
igual que dioses extranjeros,
con la pupila roja, meditando.
Inmóviles continuarán
hasta la hora melancólica
en que, empujando al sol poniente,
se extenderán las tinieblas.
Su actitud enseña al sabio
que ha de saber desconfiar
del tumulto y el movimiento ;
ebrio de una pasajera sombra 
el hombre merece el castigo
de no haber conseguido la paz.

Poema del libro " Les Fleurs du mal " ( Las flores del mal )
de Charles Baudelaire













BÚHO  CHICO
Asio otus
El búho chico (Asio otus) es un ave estrigiforme, una especie de la familia Strigidae.
Es de gran tamaño y bastante común en el Sur y el centro de Europa. Habita en bosques de coníferas cerca de zonas de cultivos, en ocasiones en la alta montaña. Por el día puede ser visto durmiendo en grupos en pinos altos, aunque se camufla muy bien. Se parece un poco al búho campestre, este último es menos rechoncho y ligeramente más grande. El búho chico tiene grandes mechones sobre la cabeza que parecen orejas, la parte ventral de color crema y muy listada, los ojos de color naranja o rojo, puntas grises en las alas, la cola con unas franjas poco marcadas y un par de manchas oscuras sobre las "muñecas". Sale sólo de noche.
Su voz es un reclamo profundo, corto y apagado tipo huh. También puede hacer chasquidos con el pico para asustar a los enemigos o proferir una especie de maullidos.
Utiliza el nido de un córvido o ardilla. Pone de 3 a 5 huevos en una nidada de marzo a junio.
Caza fundamentalmente roedores como ratones, ratas y en menor medida aves e insectos. Expulsa dos egagrópilas al día por término medio, una en el lugar de descanso durante el día y la otra mientras caza
  • Longitud: de 35 a 37 cm
  • Envergadura: de 84 a 95 cm
  • Peso: 210-330 g
  • Longevidad: de 10 a 15 años
  • Estatus: seguro


14 comentarios:

  1. Interesante marcapáginas con hermoso poema de un libro que me encanta.
    Gracias por esta entrada tan completa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haber elegido un poema que te gusta.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Yo a el búho chico le llamo el conejillo con plumas.. Son preciosos.. Y bien merecen un marcapáginas, un poema y mil.. "Ojos inflamados en fuego, permítenos ver a través de tus pupilas y juntos avanzaremos por el el insondable mundo de la noche".. Este es mío. jaja. Feliz Domingo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, al igual que al Cárabo, no lo he visto ni oído nunca. Bonito verso
      Saludos

      Eliminar
  3. Pues yo tampoco lo he visto nunca, ya que con esas plumas en forma de orejas es fácilmente identificable (¿o hay más aves que se le parecen?). Del poema, esperemos que los últimos versos no sean una profecía; aunque probablemnete no respondan más que a una constatación de la realidad (peor todavía).
    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Autillo también tiene " orejas", pero es mucho más pequeño; y el Búho real, también, pero éste es mucho más grande.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. De nuevo nos has obsequiado con una entrada estupenda, gracias.
    Saludos.
    Lucía.

    ResponderEliminar
  5. Hola Pini. Es un post interesante y el marcapáginas me gusta mucho.
    Saludos y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me alegro que te guste.
      Saludos

      Eliminar
  6. Es bastante manso cuando descansa durante el día y se le puede ver a placer puesto que rara vez emprende el vuelo si las distancia, por supuesto, es la adecuada.
    Las plumas que tengo del búho chico se las debo al búho real, que en mi pueblo, captura en ocasiones algunos.
    Es una preciosidad de ave y sus ojos son deslumbrantes como los de su pariente mayor el búho real.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que el real predara sobre el chico. Me imagino que, en parte, también será para eliminar competencia a la hora de buscar otras presas.
      Saludos

      Eliminar
  7. Cuac Cuac

    Bonito pájaro, pero puesto a elegir, me quedo con el Búho real, de los que hay unas cuantas parejas en los Jardines de Aranjuez.
    Alazos. Pato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta más el Gran Duque. Ese porte señorial que tiene es impresionante y su mirada hipnotizadora. Con tantas parejas por ahí, yo si fuera pato, no estaría tranquilo; se atreven con todo, aunque es posible que la carne de azulón la encuentren un poco dura, jaj, ja, ja.
      un abrazo

      Eliminar