viernes, 18 de julio de 2014

RANAS. Troquelado

                        RANIDAE

Los ránidos (Ranidae) son una familia de    anfibios anuros, conocidos vulgarmente como ranas, aunque muchas otras especies de otras familias reciben también este nombre popular; así, los ránidos son a veces denominados ranas verdaderas para diferenciarlas de los miembros de las otras familias que también incluyen la palabra «rana» en su nombre común.
Se denomina metamorfosis al conjunto de cambios que experimentan algunos animales durante su crecimiento, es decir, desde que nacen hasta que son adultos.
En el caso de las ranas, el huevo se forma por fecundación externa en el agua. Está rodeado de una masa gelatinosa. Luego, se desarrolla el embrión, y más tarde nace el renacuajo. Éste posee una cola, para facilitar el movimiento en el agua y branquias para la respiración. A medida que comienza a crecer se desarrolla su cabeza y es muy voraz. Entre las 3 y 4 semanas comienza a perder la cola y las branquias para transformarse en un animal terrestre, y por lo tanto aparecen las patas. Cuando termina el proceso de desaparición de la cola, se convierte en una rana joven. Tarda entre 1 y 4 años en alcanzar la madurez sexual.
Las 358 especies de la familia Ranidae se distribuyen en 16 géneros

DIJO A LA RANA EL MOSQUITO 

Dijo a la rana el mosquito
desde una tinaja:
«Mejor es morir en el vino
que vivir en el agua».
Agua no me satisface,
sea clara, limpia y pura;
pues aun con cuanto mormura,
menos mal dice que hace.
Nadie quiero que me cace;
morir quiero en mi garlito.
Dijo a la rana el mosquito
desde una tinaja:
«Mejor es morir en el vino
que vivir en el agua».
En el agua hay solos peces;
y, para que más te corras,
en vino hay lobos y zorras
y aves, como yo, a las veces.
En cueros hay pez y peces:
todo cabe en mi distrito.
Dijo a la rana el mosquito
desde una tinaja:
«Mejor es morir en el vino
que vivir en el agua».
No te he de perdonar cosa,
pues que mi muerte disfamas;
y si borracho me llamas,
yo te llamaré aguanosa.
Tú en los charcos enfadosa;
yo en las bodegas habito.
Dijo a la rana el mosquito
desde una tinaja:
«Mejor es morir en el vino
que vivir en el agua».
¿Qué tienes tú que tratar,
grito de cienos y lodos,
pues tragándome a mí todos,
nadie te puede tragar?
Cantora de muladar,
yo soy luquete bendito.
Dijo a la rana el mosquito
desde una tinaja:
«Mejor es morir en el vino
que vivir en el agua».
Yo soy ángel de la uva,
y en los sótanos más frescos,
ruiseñor de los tudescos,
sin acicate ni tuba.
Yo estoy siempre en una cuba,
y tú estás siempre en un grito.
Dijo a la rana el mosquito
desde una tinaja:
«Mejor es morir en el vino
que vivir en el agua».
                                                           Francisco de Quevedo


23 comentarios:

  1. No hay como los clásicos!!! Me encanta esta entrada. Bsss

    ResponderEliminar
  2. Preciosa entrada con verso y todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así resulta más amena.
      Saludos

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Estas sí que me gustan.
    Como somos un montonazo de primos y al lado de casa hay un arroyuelo que tenía un montón de renacuajos, todos nos hemos dedicado a la "caza del renacuajo" ( No se me asusten) que consistía en cogerlos en un cuenco y depositarlos en una charquita. Luego los soltábamos todos de una vez _Previo recuento_
    Han ido desapareciendo conforme nos hemos hecho mayores. Hace tiempo que no hay , o muy pocos. Supongo que el agua que procede de prados con abonos químicos...o yo que sé han ido acabando con ellos.
    Una entrada muy nostálgica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que los de nuestra edad, nacidos y criados en pueblos, de niños nos hemos dedicado a lo mismo; coger bichitos y los renacuajos y ranas, se llevan la palma. Eran otros tiempos.
      Por aquí, pasa lo mismo, cada vez hay menos bichos. Entre los pesticidas y el progreso, estamos acabando con casi todo. Me alegro que te haya traído buenos recuerdos.
      un abrazo

      Eliminar
  4. ...Pues volvemos todos a la infancia, como Marisiña. Nosotros íbamos al río y en determinadas zonas de la orilla los había a montones. Los traíamos, la chavalería del barrio, a los pilones que había en el patio de mi casa, que era enorme porque había sido en otros tiempos una fonda (aún conservaba en la fachada las argollas para atar las caballerías). Todavía recuerdo con nostalgia aquella casa de tres plantas con un huerto grande lleno de árboles frutales, en Sarria. El que haya hecho el camino de Santiago sabrá en dónde sitúo mis recuerdos.
    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, las ranas nos han transportado a nuestra niñez, recordando las andanzas a la busca y captura de animalillos que nos servían de entretenimiento y diversión. Desgraciadamente, muchos morían al ser "arrancados" de su hábitat, pero, bueno, era lo que había y no teníamos tantos conocimientos medioambientales ni se protegía tanto a la fauna silvestre.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Me olvidé de comentar que muy buena elección la del poema de Quevedo. Seguramente estarás de acuerdo con el mosquito en eso de que "mejor es morir en el vino que vivir en el agua" ¿no?
      Unha aperta

      Justa

      Eliminar
    3. Bueno, lógicamente, como viticultor, prefiero el vino, pero un chapuzón, de vez en cuando, tampoco viene mal, sobre todo si aprieta el calor.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Yo también con el mosquito...y que sea del bueno, no un vinazo cualquiera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puestos a elegir, que sea del bueno, por supuesto.
      Saludos

      Eliminar
  6. Beleza em tudo! Tem até versos... beijo.

    ResponderEliminar
  7. Cuac cuac.
    Me alegro de volver a "leeros", en especial a Pinilla.
    Efectivamente muchas ranas y renacuajos han sufrido los daños colaterales de nuestra diversión, muchos de ellos los llevábamos a casa en un bote con agua de río o charca y al día siguiente lo rellenábamos con agua del grifo, más limpia que la de la charca, decíamos; a las tres horas, el renacuajo flotaba dentro del bote, entre la multitud de moscas y hormigas que le habíamos echado para que se alimentase.......
    Alazos. Pato

    ResponderEliminar
  8. Buen post. Un saludo y gracias por tu amable comentario en mi blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Otro bonito post Pini y vaya video,,un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el video se ven ejemplares que te quedan asombrado.
      saludos

      Eliminar
  10. Eso es una rana, y lo demás, tonterías, jaja...
    Que tiempos aquellos, los de la captura de ranas y renacuajos en la etapa infantil.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro más de la " quinta " de los caza o pesca renacuajos, ja, ja.
      Saludos

      Eliminar
  11. Una entrada preciosa y completa.
    Saludos.
    Lucía.

    ResponderEliminar