domingo, 3 de agosto de 2014

MOSCAS . Troquelado

                                   MUSCIDAE

Muscidae es una familia de dípteros vulgarmente conocidos como moscas, que se ubica en la superfamilia Muscoidea. Comúnmente se les conoce como moscas de casa o de establo debido a su sinantropía, se distribuyen en todo el mundo y contienen aproximadamente 100 géneros, llegando casi a las 4,000 especies descritas. Sin embargo la mayoría de las especies no son sinantrópicas.
Los adultos pueden ser depredadores, hematófagos, saprófagos o alimentarse de exudados de plantas y animales. Son atraídos por numerosas sustancias, incluyendo azúcar, sudor, lágrimas y sangre. Las larvas se dan en varios hábitats, incluyendo vegetación en descomposición, suelo, nidos de pájaros e insectos, agua, y carroña. La mosca de casa, Musca domestica, es la especie más conocida. Otras moscas, pertenecientes a los géneros Hydrotaea y Muscina, son importantes debido a que se utilizan en estudios de caso forenses.
Se les identifica por las antenas, que poseen tres segmentos y son aristadas. Los Faniidae, que antes se clasificaban como una subfamilia (Fanniinae) de Muscidae, también posee estas características, empero se puede diferenciar entre ambas familias por la falta de otras características de identificación de Fanniidae. Las larvas se desarrollan principalmente en materia vegetal en descomposición y en estiércol.
Su importancia radica en que son vectores pasivos de patógenos para enfermedades como fiebre tifoideadisenteríaántrax y la enfermedad del sueño. Se estima que la familia Muscidae se originó en el pérmico, sin embargo no existe registro fósil más antiguo que el del Eoceno.
Fuente : Wikipedia
          LAS  MOSCAS                                                                             
Vosotras, las familiares,
inevitables golosas,
vosotras, moscas vulgares,
me evocáis todas las cosas.
¡Oh, viejas moscas voraces
como abejas en abril,
viejas moscas pertinaces
sobre mi calva infantil!
¡Moscas del primer hastío
en el salón familiar,
las claras tardes de estío
en que yo empecé a soñar!
Y en la aborrecida escuela,
raudas moscas divertidas,
perseguidas
por amor de lo que vuela,
—que todo es volar—, sonoras
rebotando en los cristales
en los días otoñales…
Moscas de todas las horas,
de infancia y adolescencia,
de mi juventud dorada;
de esta segunda inocencia,
que da en no creer en nada,
de siempre… Moscas vulgares,
que de puro familiares
no tendréis digno cantor:
yo sé que os habéis posado
sobre el juguete encantado,
sobre el librote cerrado,
sobre la carta de amor,
sobre los párpados yertos
de los muertos.
Inevitables golosas,
que ni labráis como abejas,
ni brilláis cual mariposas;
pequeñitas, revoltosas,
vosotras, amigas viejas,
me evocáis todas las cosas.
               Antonio Machado



17 comentarios:

  1. Jamás hubiera imaginado estos versos de Machado dedicados a las moscas tan bellos, siendo estas tan molestas, solo a un gran poeta le pueden resultar evocadoras de todas las cosas. A partir de hoy las miraré de otra forma.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, la sensibilidad que tienen los poetas, no la tenemos la mayoría de los humanos y sólo ellos, con su imaginación y arte, son capaces de dedicar hermosas poesías a aquello que para muchos pasa desapercibido o, incluso, puede ser molesto, como es el caso de las moscas de nuestras casas, porque en esta familia de insectos, también las hay, que por su colorido y diseño anatómico, son una auténtica preciosidad y ni son molestas ni dañinas para los humanos.
      Saludos

      Eliminar
  2. Después del comentario anterior, no me queda mucho que decir del poema...Hay que ser un gran poeta para verlas como evocadoras de todas las cosas. Te lo cuenta Él y las ves así, efectivamente, pero no sé yo si cuando nos están incordiamdo nos acordaremos del poema de Machado. De cualquier elemento se puede extraer belleza, en este caso en forma de versos, pero claro, para eso hay que tener la imaginación, la sensibilidad y saber plasmarlo.
    El marcapáginas bonito como todos los de esta serie y la entrada nos hará más alegres y llevaderas algunas cosa.
    Gracias.
    Un abrazo y felz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, nadie como el genial Antonio Machado para dedicarle unos versos tan bonitos, que hacen que miremos con otros ojos a estos seres tan molestos. Me alegro que te haya gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Bueno Pini, del animalito "más molesto de la serie" te ha quedado la entrada (para mi gusto) más bonita. No conocía la canción de Shakira, el vídeo es precioso. Con relación al poema de Machado, ¿lo conoces musicado por Serrat? le ha añadido una música que no podía ser más acertada.
    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo, pero la casualidad y la memoria ha hecho que la entrada haya resultado tan amena. Yo tampoco conocía la canción de Shaquira y tampoco me acordaba de que Serrat le había musicalizado este poema de Machado.
      Voy a escucharla. Serrat es uno de mis cantantes preferidos.Gracias por el enlace.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Enlace a la canción de Serrat, con letra de Machado:
    https://www.youtube.com/watch?v=pgkiukx0VDM
    Ya me dirás qué te parece (el vídeo tiene años, no sé si hay alguno posterior)
    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
  5. Aunque son un poco molestas, la representada en el marcapáginas es genial.
    Preciosa entrada.
    Saludos.
    Lucía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así, quietecitas, da gusto verlas.
      Saludos

      Eliminar
  6. Hola Pini, tambien yo me asombro del poema tan bonito de Machado sobre estos insectos un poco a veces tocaperas je je,,,un cordial saludo

    ResponderEliminar
  7. Es uno de los poemas que más me gustan de Machado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Con el permiso del gran maestro Machado.. Te adjunto un poema que me entretuve en hacer a este díptero a veces insoportable.. ja.. Un saludito..

    Mosca,
    mínima,
    grande,
    reconozco tu pálpito
    negro,
    sobre la mesa,
    el viento,
    la tacita de café,
    como la mosca a la miel,
    derramando tu sentimiento.
    Díptero insoportable,
    concéntrate en tu zumbido,
    de cerebro tan reducido,
    que girando alrededor
    de mi cabeza, vas y vienes,
    sin motivo,
    acertando con tu conciencia,
    en el ojo de mi destino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonito poema. Ya veo que no sólo el gran Antonio Machado se fijó en estos molestos insectos para dedicarle unos versos llenos de sensibilidad.
      Saludos

      Eliminar