sábado, 9 de agosto de 2014

SAPOS Y RANAS ( ANUROS ) DE LA P. IBERICA . Artesanales


Los anuros (Anuragr. a(n), "no" y ourá, "cola") son un grupo de anfibios, con rango taxonómico de orden, conocidos vulgarmente comoranas y sapos. Se caracterizan por carecer de cola, por presentar un cuerpo corto y muy ensanchado, y unas patas posteriores muy desarrolladas y adaptadas para el salto. Los anuros son el grupo más numeroso de anfibios; se estima que existen más de 6.000 especies, repartidas en 48 familias. La mayoría pasa su vida dentro o cerca del agua. Su tamaño puede variar desde unos escasos 8,5 milímetros, como es el caso de las especies del género Eleutherodactylus,hasta tallas que superan los 30 centímetros, destacando la rana goliat, el anuro más grande del mundo.


Los nombres «rana» y «sapo» se referían en un principio a los dos tipos de anuros que aparecen en la Península Ibérica: las ranas típicas (las del género Rana), y los sapos típicos (los del género Bufo); pero en la actualidad se usan para otros grupos de forma indiscriminada y arbitraria. «Rana» suele referirse a las especies más gráciles, de piel húmeda y lisa, buenas saltadoras, y de hábitos trepadores o acuáticos. «Sapo» hace referencia a las especies de piel más seca y rugosa, más robustas, marchadoras, menos ágiles y que suelen habitar en el suelo húmedo excavando galerías. Por tanto, esta distinción entre ranas y sapos no es una discriminación que tenga validez taxonómica.


Los anuros presentan una boca muy ancha, con dientes diminutos o sin ellos, dependiendo de las especies, y con una lengua protráctil. Los ojos están provistos de párpados y los oídos no tienen pabellones externos, diferenciándose únicamente una membrana timpánica superficial. Los dos pares de patas son muy diferentes entre sí, adquiriendo un mayor desarrollo y robustez el par posterior, que, además, se encuentra adaptado al salto. Las patas anteriores terminan en cuatro dedos, mientras que las posteriores lo hacen en cinco. La membrana que tienen entre sus dedos se llama membrana interdigital. Otra característica que favorece el salto es la presencia de una columna vertebral reducida y rígida llamada urostilo. Los renacuajos(fase larvaria) llevan una vida acuática, mientras que los adultos son terrestres y únicamente vuelven al agua en el momento de la reproducción.


Su alimentación se basa en invertebrados, tanto acuáticos como terrestres.
Tienen una fecundación externa que se efectúa en el agua. El amplexus (forma de aparearse de los anuros) puede ser axilar o inguinal. Los huevos son puestos en el agua, en cordones, como hacen los sapos, o en paquetes como lo hacen las ranas y presentan dimensiones y formas diferentes según la familia o especie.
Las primeras ranas verdaderas conocidas datan del Jurásico InferiorVieraella, y del Jurásico MedioNotobatrachus. En España han aparecido especímenes de Costata delgénero Iberobatrachus y de Xenoanura del género Gracilibatrachus, datados en el Cretácico Inferior.











18 comentarios:

  1. Muy chulos. Un mundo fascinante.. Buen fin de semana..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, la manera de reproducirse, la metamorfosis que realizan y ese croar incesante, hacen de estos animales unos seres simpáticos y atrayentes, al menos, las ranas; los sapos, mas bien todo lo contrario.
      saludos

      Eliminar
  2. Muy logrados e instructivos. Mira que de pequeña jugaba con las ranas, pero los sapos no son tan simpáticos.
    Como siempre muy completa la entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ranas son las simpáticas y bonitas de la familia, mientras que los sapos, todo lo contrario y una de las pruebas es que en tu tierra forma parte del conjuro de la quiemada, junto a otros seres del inframundo, pero también son muy beneficiosos, pues se alimentan de insectos.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Como lamento las charcas tan habituales hospedadoras de estos anfibios vacías ahora. No son buenos tiempos para estos animales tan vulnerables, parece jugar todo en su contra. A las acciones nefastas del hombre con su mala política de conservación, cabría añadir el calentamiento global que evapora con mas facilidad esos pequeños estanques donde duramente sobreviven.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Es una pena que cada vez sean más escasos por muchos y diferentes motivos. Ayer tuve la satisfacción de encontrar un par de charcas, creadas para abravadero del ganado en una finca, en las que tienen una población muy abundante, junto con tritones, pero no sé si aguantarán con agua hasta que lleguen las lluvias otoñales, si llegan.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Apesar do que foi dito por Javier, bonitos marcadores...

    Beijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la realidad, cada vez hay menos.
      Beijos

      Eliminar
  7. Como siempre un pulcro y encantador trabajo Pini,,, un cordial saludo

    ResponderEliminar
  8. Ay, Pini, a pesar de que forman parte de los conjuros (por algo será que son los seleccionados para ello) , no son de los animalitos que a mí me resultan más simpáticos.
    La entrada, fenomenal; como todas las que tú haces.
    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente, los sapos no despiertan mucha simpatía y ayer mismo, hablando con un amigo, me comentaba que no le daba miedo de ningún animal; sólo que le repugnaban los sapos ( escuerzos, los llama él ). En cambio, las ranas siempre han caído simpáticas, aunque también conozco gente a la que no le hacen mucha gracia.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Porque a las ranas siempre las han tratado muy bien en los cuentos (¿qué me dices del príncipe azul "enranado"?), dibujos y películas infantiles; no así a los sapos......Y eso se quedí ahí, "incrustado" en nuestro subconsciente. Vamos, es un decir..., pero puede ser....
    Biquiños

    Justa

    ResponderEliminar
  10. Cuac cuac

    estupenda entrada. Lamento ser la voz en discordía, pero me quedo con la labor del sapo y con su "fealdad"
    Alazos. Pato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido de nuevo al mundo bloguero. Espero que todo vaya bien.
      Es cuestión de gustos; por supuesto, los sapos, también tiene sus encantos

      Eliminar
  11. Con unos marcapáginas tan instructivos y tus estupendas explicaciones, te ha quedado una entrada completa.
    Saludos.
    Lucía.

    ResponderEliminar
  12. Buen trabajo, Pini. Bonita colección.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar