lunes, 15 de septiembre de 2014

PARQUE NACIONAL DE AIGUAS TORTAS Y LAGO SAN MAURICIO / PARC NACIONAL D´AIGÜES TORTES I ESTANY DE SANT MAURICI ( Catalán ) . Editorial Piolet.

Marcapáginas editado por la Editorial Piolet. Esta editorial con sede en barcelona está especializada en editar libros, vídeos, mapas, etc,  para los amantes del turismo y actividades de naturaleza, como senderismo y montañismo.


El Parque Nacional de Aiguas Tortas y Lago de San Mauricio (en catalánParc Nacional d'Aigüestortes i Estany de Sant Maurici; enoccitanoParc Nacional d'Aigüestortes e Estanh de Sant Maurici) fue creado en 1955 y es el único parque nacional español situado en lacomunidad autónoma de Cataluña.
Está situado en la parte central de los Pirineos repartido entre cuatro comarcas pirenaicas: la Alta Ribagorza, el Pallars Sobirà, el Pallars Jussà y el Valle de Arán, en la provincia de Lérida, abarcando, en su parte central, territorio de los términos municipales de Espot y Valle de Bohí.
Presenta dos áreas: la oriental, de clima continental y regada por los afluentes del Noguera Pallaresa, que alimentan el lago de San Mauricio, y la occidental (Aigüestortes), de clima atlántico de alta montaña y bañada por los tributarios del Noguera Ribagorzana.
La geografía del parque es de alta montaña porque gran parte del territorio sobrepasa los 1.000 msnm, con picos que superan los 3.000 msnm. Abundan los lagos de origen glaciar cuaternario. Destacan, entre todos, dos valles: al oeste el valle del río San Nicolás, con sus característicos prados y meandros de los que proviene el nombre de "Aigüestortes" (aguas tortuosas). Al este el valle del río Escrita con el lago de San Mauricio.
El parque tiene un gran valor biológico. Los grandes desniveles que presenta originan los diferentes ecosistemas: prados, cultivos y bosques caducifolios en las cotas más bajas, bosques de hoja perenne en las cotas medias, y prados y rocas de alta montaña en las cotas más altas. Dado que desde hace años ha sido un espacio protegido y su acceso relativamente inaccesible, ha preservado la flora y la fauna en un estado bastante salvaje. Pese a todo, la huella del hombre es inevitable y el parque todavía está explotado por el ganado, el turismo y las centrales hidroeléctricas.
El parque tiene 40.852 ha divididos en dos zonas de protección diferenciadas, la zona interna y la zona periférica. La zona interna es la que tiene la categoría de parque nacional, estrictamente hablando y tiene 14.119 ha. Las 26.733 ha de la zona periférica rodean a la zona interna y están destinadas a crear un nivel de protección gradual entre la parte interna, más protegida, y el exterior.
La zona interna se encuentra, íntegramente, en los municipios del valle de Boí y Espot. En la vertiente de Boí ha de distinguirse el valle del río San Nicolás y la cabecera del valle del río Noguera de Tor. Entre los lagos Llong y Llebreta el río de San Nicolás forma los característicos meandros origen del nombre Aigüestortes, estos meandros, que no son exclusivos de este lugar, se forman en lugares llanos, al rellenarse de sedimentos el espacio ocupado por un antiguo lago.
En la vertiente de Espot se encuentra el río Escrita y el lago de San Mauricio. En este lago, como muchos otros de los Pirineos, se construyó un conjunto de presas a fin de obtener un mayor rendimiento hidroeléctrico. El lago se encuentra a los pies de los imponentes Encantados. Este conjunto formado por el lago de San Mauricio y Los Encantados es otra de las estampas características de la belleza del parque y el motivo que aparece en el logotipo del parque.
La "zona periférica" incluye los municipios de Viella y Naut Aran en el Valle de Arán; de Vilaller y valle de Boí en la Alta Ribagorza; La Torre de Cabdella en el Pallars Jussá; y EspotAlto AneuEsterri de AneuLa Guingueta y Sort en el Pallars Sobirá. En esta zona periférica existen rincones de gran belleza y valor naturalista, como el bosque de la Mata de Valencia de Aneu, los valles de Gerber y Cabanes, el circo de Colomers, el circo de Saboredo, la ribera de Valarties, el valle de Besiberri, los lagos de Cabdella, el pico de Montardo y muchos otros.
La geomorfología del alto Pirineo permite que los ecosistemas que se dan dentro del parque sean muy variados, por una parte a causa de las diferentes altitudes y por otra, la orientación de las vertientes.
En todas las altitudes existen pequeños ecosistemas producidos, bien por las umbrías, los márgenes de ríos rápidos o a los lagos de aguas tranquilas.
En las partes bajas de los valles, en el piso montano hasta unos 1.500 m, se encuentran mayoritariamente bosques caducifolios con roble pubescentefresnohaya y avellano. Estos lugares han sido los más alterados secularmente por la acción humana y en muchas ocasiones están ocupados por prados de siega o de diente, matorrales dominados por boj o bosques secundarios de pino silvestre.
Más arriba, de 1.500 m hasta encima de los 2.000 m, comienza el dominio de los pinares de pino negro. En el estrato arbustivo de las partes umbrías vive el rododendro y el arándano". La gayuba y el enebro prefieren lugares más soleados. En las vertientes más umbrías y húmedas, por debajo de los 2.000 m crecen importantes bosques de abeto. La Mata de Valencia es el abetar más importante de los Pirineos. Acompañando al bosque se localizan el mostajo y los serbales (el serbal de cazadores, y el Sorbus chamaemespilus), arbolillos de poca altura caracterizados por el color grisáceo de sus troncos y ramas, así como por sus frutos rojos que desde el mes de julio persisten hasta el invierno.
En los pastos alpinos, por encima de los 2.300 m, ya no existen los bosques pero se pueden encontrar numerosas especies de la flora de alta montaña, por ejemplo la genciana alpina, la genciana nival, la genciana de Burser, la saxífraga púrpura o diferentes ranúnculos.
Una parte de las especies del Parque (aproximadamente un 8%) son endemismos pirenaicos en sentido amplio. Alrededor del 7% tienen distribución estrictamente bóreo-alpina o ártico-alpina, y llegaron a los Pirineos durante la última glaciación. El grupo más importante de especies de la flora del Parque corresponde al elemento eurosiberiano, es decir, a las plantas propias de la Europa central húmeda.
La fauna del parque, aunque es muy interesante, se comporta discretamente y es difícil de observar. Hace falta paciencia y un poco de suerte para ver a las especies más emblemáticas. Aproximadamente hay unas 200 especies de vertebrados, de las que casi dos terceras partes son aves. Cabe destacar la presencia del urogallo, el águila real, el quebrantahuesos, el buitre leonado, la perdiz nival, el pito negro o el treparriscos.
Se encuentran también paseriformes tales como el arrendajo, la lavandera blanca, el gorrión alpino, el agateador norteño o el roquero rojo.
Algunos de los mamíferos más representativos son el sarrio o rebeco (Rupicapra rupicapra), el jabalí, el armiño, la marta, el lirón gris, la ardilla rojao el corzo. En las orillas se puede encontrar el desmán de los pirineos).
La marmota y el gamo (las dos últimas fueron introducidas durante el siglo XX).
Los dos ríos principales, el San Nicolás y el Escrita, y la mayoría de los lagos están poblados por la trucha común que tiene que compartir el espacio con otras especies piscícolas alóctonas que fueron introducidas años atrás por los pescadores.
Entre los anfibios, el tritón pirenaico, endémico del norte de la Península Ibérica, es significativo por su rareza.

En cambio la rana bermeja es muy abundante. Se encuentran también reptiles como la culebra verdiamarilla o la venenosa víbora.
Actualmente el agua es la principal protagonista, tanto por los característicos meandros de la alta montaña, como por la gran concentración de lagos, ríos y cascadas. Este parque constituye la zona lacustre más importante de los Pirineos.
La temperatura media en el parque oscila entre los cero y los cinco grados. El invierno en la alta montaña es muy frío y en las partes más altas del Parque durante cuatro meses las temperaturas no pasan de los 0 grados.
Las precipitaciones anuales están entre 900 mm y 1.300 mm repartidas en unos 150 días de precipitación. De estos 150 días, como mínimo 100 la precipitación es en forma de nieve.
Fuente : Wikipedia


10 comentarios:

  1. Tuve mucha suerte cuando fui al pirineo catalán y poder ver y fotografiar a la culebra verdiamarilla que, por su rareza, coloqué en la columna del blog; es una preciosidad de ofidio, tal vez, junto a la de herradura, las mas bonitas de todas.
    Un buen marcapáginas para un especial lugar de visita.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo esa no la conozco. La de herradura sí, y tiene un colorido precioso.
      Saludos

      Eliminar
  2. Cuac cuac

    Bonito punto y entrada.

    La editorial no la conocía, pero ya le he puesto remedio....

    Alazos. Pato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los días se aprende algo nuevo.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Yo tampoco conocía la editorial pero, al contrario que Pato, aún no le he puesto remedio....., todo llegará..., o no....(como todo)

    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues pídele consejo al patito lindo para ponerle remedio.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Bonito el marcapáginas e interesante información. Yo la editorial la conocía, pero los marcapáginas no los he " catado "
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo varios de esta editorial, que he conseguido mediante intercambios.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Es un lugar para no perdérselo. El marcapáginas, tus explicaciones y el vídeo invitan a ello.
    Saludos.
    Lucía.

    ResponderEliminar
  6. Ya lo creo que merece ser conocido.
    Saludos

    ResponderEliminar