miércoles, 8 de octubre de 2014

SETAS. Real Jardín Botánico ( Madrid )

Dedicada a Pepi







El mízcalo , níscalo o robellón , de nombre científico Lactarius deliciosus, es un hongo basidiomiceto comestible, de la familia Russulaceae. Es muy común en España y crece en pinares y bosques mixtos. Su seta, o cuerpo fructífero, aflora en otoño, y es muy apreciada en gastronomía. El basónimo de esta especie es Agaricus deliciosus.
Su pie es ahuecado y corto, más o menos cilíndrico o estrechado un poco en la base. De estructura granulosa: macizo de muy joven, después tiene zonas huecas sin dejar de ser resistente. Es del color del sombrero pero más pálido, con algunos hoyitos superficiales de color más intenso. Suele tener parásitos y entonces se hace frágil. El sombrero suele oscilar entre los 4 y 16 cm. de diámetro y su color anaranjado se ve modificado por círculos concéntricos de tonos rojizos y pálidos. En su juventud el sombrero se encuentra enrollado por sus bordes y conforme envejece se aplana para evolucionar a forma embudada. Las láminas son del mismo color, apretadas, finas y decurrentes.
Su carne es densa y compacta, con olor suave y dulzón el sabor en crudo es algo amargoso al final. Al corte desprende un látex de color naranja. Se oxida rápidamente, adquiriendo un color verdoso cardenillo cuando envejece o al pasar algunas horas de su recolección. Uno de sus colorantes se elimina por el riñón después de haberla comido; por ello la orina se torna de un color que puede asustar al que no sabe la causa.
La distinta valoración con respecto a su calidad culinaria puede deberse a que su sabor varía con el terreno donde crece, o a que muchas veces se toman por níscalos otras especies muy parecidas o se aprovechan ejemplares con muchas zonas de color verdoso por ser viejos, estar maltratados o, lo más frecuente, que están o estuvieron parasitados.
Vive formando micorrizas con diversas coníferas, especialmente del género Pinus.
La seta de Lactarius deliciosus es un comestible apreciado. A menudo es consumida asada, guisada, o como complemento de los guisos de carne.


Macrolepiota procera, también conocido como apagador, cucurrilchoupínparasolmatacandil o galamperna, es un hongo basidiomiceto del orden Agaricales.
Sombrero marrón pálido, cerrado de joven, que con el tiempo se abre, alcanzando un diámetro de hasta 30 cm. Presenta escamas aplanadas y oscuras, que irradian desde el centro, donde se sitúa un umbón oscuro. Láminas libres, blancas y apretadas. Pie largo con un anillo doble también cubierto de escamas, y que se separa fácilmente del sombrero.
Fructifica de verano a finales de otoño en céspedes, prados, claros de bosques o junto a caminos.
Comestible excelente, siendo una seta muy apreciada.


Pleurotus eryngii en castellano se denomina seta de cardo. Es una de las especies de setas más conocidas y muy apreciada por su sabor.
Es una seta que presenta gran variedad de tonos pardos, desde el crema hasta el marrón oscuro.Tiene sombrero más o menos convexo, inicialmente circular y en la madurez más irregular de hasta unos 8 cm. Sus laminas son blanquecinas y decurrentes sobre el pie que suele ser grueso y corto. A veces crece en grupos sobre la misma cepa. Su carne es elástica de olor agradable.
Suele desarrollarse sobre raíces muertas de distintas plantas, sobre todo sobre las del cardo corredor,Eryngium campestre. Suele fructificar en el otoño, particularmente si el suelo ha recibido precipitaciones importantes y se producen temperaturas suaves. Ocasionalmente puede salir en primavera, siempre que haya sido lluviosa y cálida. Frecuentemente es atacada por larvas.


Boletus edulis es el nombre en latín de una seta comestible, también conocida en España como hongo, hongo blanco,, hongo pambazo,seta calabaza, seta de calabaza o simplemente calabaza.En inglés se le conoce con un gran número de nombres comunes que incluyen cep (procedente francés cèpe, derivado del gascón cep, del que también deriva el nombre común en catalán cep), king bolete o penny bun. Otro nombre común es porcini (plural del italiano porcino). Puede encontrarse muy frecuentemente en bosques de robles y castaños. Es una seta que puede alcanzar dimensiones notables; por lo general el sombrero puede medir de 7 a 20 cm de diámetro y el pie adquirir la misma altura. Suele confundirse con Tylopilus felleus o con Boletus badius.
Altamente apreciado, el Boletus edulis es comercializado fresco en otoño, en el centro y sur de Europa, pero también se comercializa seco por todo el mundo.
La forma de esta seta es muy característica, quizás similar a la de un tapón de cava. Una de las características más llamativas de esta seta a la hora de determinarla es el color entre marrón y negro de su sombrero; posee una coloración inicialmente blanca, que adquiere poco a poco un aspecto más oscuro, casi entre el marrón-negro. El himenio está unido al pie; es desde el sombrero de color blanco.
Esta seta es una de las más apreciadas por su sabor y textura. El nombre latino de la seta indica esta característica: en latín edulis significa comestible. Suele emplearse tanto cocinada como en conservas(en vinagre o aceite). La carne de esta seta es blanca (tirando hacia marrón) y compacta, tanto en el sombrero como en el pie, aunque los ejemplares más viejos suelen mostrar una carne más blanda. No suele despedir olores particulares y tiene un sabor bien definido: dulce como el de las avellanas.
En España es posible encontrarla en muchos bosques umbríos, siendo, especialmente abundante en los castañares y robledales de la cacereña Sierra de Gata.


Las Morchellacolmenillascagarriasmorillas o múrgoles son hongos ascomicetos  comestibles, caracterizados por poseer ascocarpos de aspecto reticulado. Son muy apreciadas por los gourmets franceses y españoles .
Morchella rotunda es una seta de primavera y una de las especies más extendidas. Le gusta crecer en los prados, en las zonas al borde de los bosques, en medio de la hierba. Se puede encontrar en grandes formaciones, gregaria, en individuos aislados, pero próximos. Es fácil encontrarla donde, un poco más lejos, existen plantas de planifolios.
Sin lugar a dudas, se trata de una óptima seta comestible. Su carne es un poco tenaz pero muy perfumada. Es posible prepararla frita con ajo y perejil; incluso, en este caso, es necesaria una cocción prolongada. También sirve para preparar salsas muy perfumadas.
Forma parte del grupo de M. vulgaris, a la cual se asemeja por la forma de la mitra y también por las nervaduras irregulares. Se diferencia especialmente por el color que se mantiene siempre dentro de las tonalidades ocres o incluso amarillo-oro, bien diferente, a las tonalidades de su similar. Se presenta con el sombrero de forma redondeada pero no se excluye la posibilidad de encontrar ejemplares que lo tengan más alargado, casi piramidal. El color, como se ha dicho, se encuentra en gradaciones amarillo-ocres y las nervaduras que dibujan los alvéolos son sinuosas, unida una con otra de manera irregular. 









19 comentarios:

  1. Son una preciosidad.
    Otoño, tiempo de setas.
    Saludos.
    Lucía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que son bonitos; sencillos, pero muy artísticos.
      Saludos

      Eliminar
  2. ¡Qué bonitos y apropiados para esta época! La última vez que pasé por el Jardín Botánico no los tenían y no tenían nada nuevo.
    Un motivo para volver en cuanto pueda acercarme a Madrid.
    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuac cuac

      ¿sólo tienes ese motivo para acercarte a Madrid?¡Oh, cuanta ingratitud.....!¡Señor, Señor!

      Alazos. Pato

      Eliminar
    2. Pues ya sabes, en cuanto puedas, para Madrid a hacer buen acopio de mps, que éstos, bien que merecen la pena.
      Un abrazo

      Eliminar
    3. Cuac Cuac

      ¿estas al otro lado?

      Eliminar
  3. La pena es que la serie, al igual que la de las flores, no estaba completa. Como Chelo, Justa o Inma tienen visita pendiente, ya nos informaran si los tienen ya. En tu blog lucen preciosos. Y con la información, mucho más. Un abrazo. Pepi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuac Cuac

      No, no.....no os molestéis ninguna en salir de Madrid capital, no sea que andando andando lleguéis a Aranjuez.......
      Ale reinas,,un alazo.
      Pato

      Eliminar
  4. Cuac Cuac

    Bonitos ejemplares y bonita entrada (Pini, pon alguna entrada que sea un asco, lo digo porque siempre escribo lo mismo....)cuacuacuacuac
    Alazos. Pato

    ResponderEliminar
  5. Es algo que no entiendo, que se agote sólo un mps de una serie, aunque, quizás, sea debido a que sean los que más gusten y se compren en mayor número, por separado. A ver si podemos completar las series, algún día; merece la pena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Pini:como dice Pepi tengo pendiente visita a Madrid pero creo que hasta diciembre no podré ir. Quisiera pasar por el botánico y si consigo coincidir con Chelo, creo que en el carrito de la compra podríamos meter unos cuantos!!! Si los consigo os lo comento porque si que me parecen preciosos. Como dices, son sencillos pero en eso consiste su belleza (me quedó un pelín cursi), pero es la verdad. También chapeau por la explicación.

    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si tenéis suerte y conseguís las series completas. En cuanto a lo de la belleza y la sencillez, no sé, no sé. En este caso que nos ocupa sí, pero si nos vamos al mundo de las aves, estarás de acuerdo en que los patos son de una belleza fuera de serie, pero de sencillos tienen poco.
      un abrazo

      Eliminar
  7. Enhorabuena por este guapísimo blog.
    Un saludo desde Asturias.

    ResponderEliminar
  8. Una maravilla de marcapáginas. El que me gusta más es el Boletus. Están saliendo ahora , pero boletus menos, que es el que cocino yo cuando los encuentro.
    Generosa explicación como siempre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deben estar exquisitos esos boletus cocinados por tí. Yo me limito a comer esas de invernaderos, que son más seguras, aunque no tendrán nada que ver con las silvestres, pero yo las setas, como que no. Ni me fío de mis sentidos, ni, por supuesto, del de los demás. Hay otros manjares , también muy exquisitos, que nos ofrece la naturaleza, sin riesgos de sufrir intoxicaciones.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Preciosos ejemplares muy bien ilustrados y, sin duda, sabrosos para quien se curre su búsqueda.
    A veces, algún buen samaritano me regala algunas setillas cosa que agradezco de corazón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Prefiero otro tipo de regalos a las setas. Siempre he tenido miedo de comerlas, por muy buenas que estén.
    Saludos

    ResponderEliminar