viernes, 7 de noviembre de 2014

FRAILECILLO ATLANTICO. La Gráfica Pisana ( Italia )

El frailecillo atlántico o frailecillo común (Fratercula arctica) es una especie de ave Charadriiforme de la familia Alcidae. Es un ave marina de unos 30 cm de curioso aspecto.
Sus alas parecen demasiado cortas y débiles; es un ave que anida y vive sólo en zonas de acantilados escarpados, desde los que se lanza al vacío de modo que sus pequeñas alas puedan batir con eficacia. Sería incapaz de levantar el vuelo en una superficie plana.Puede alcanzar en vuelo los 90 km/h.
Aunque parece un ave de lo más inofensiva, defendiendo su territorio y en especial a sus crías, puede ser bastante agresiva frente a los depredadores, como las gaviotas, por ejemplo.
Se alimenta de pequeños peces, por lo que se zambulle y bucea de modo similar al de los pingüinos. Para alimentar a sus crías llega a portar hasta una veintena de peces en el pico.
Con su extraño pico cava además una madriguera, pues pone los huevos (uno por pareja) bajo tierra. Incuban por un periodo de 40 a 42 días hasta que el pollo nace. A las 7-8 semanas, las crías ya son capaces de volar.
Cría en colonias, por lo que la acción combinada de fuertes lluvias y la acción de cientos de pequeños túneles provocan a veces corrimientos de tierras que matan a miles de pájaros.
Las crías pasarán unos tres años en alta mar, aprendiendo a sortear toda clase de peligros, unos naturales como los depredadores, y otros artificiales y más recientes, procedentes del ser humano como los vertidos petrolíferos. Cuando vuelva a la colonia, volverá a alimentarse y procrear, terminando el ciclo.
Se distribuye por las costas e islas del Atlántico norte y el Océano Ártico, desde el norte de España hasta Nueva Zembla y de 
Abundantes en las islas Feroe e Islandia, su caza en este archipiélago está permitida durante algunos meses del año, con el fin de controlar la población. Cocinado, forma parte de la gastronomía local.



7 comentarios:

  1. Me encanta. Parece una mezcla de pingüino, pato y payasete de nariz roja.
    Parece que hasta hace daño pensar en él como exquisito plato. Yo al menos creo que sería incapaz de probarlo. Me pasará como a mi hija, que es incapaz de comer conejo por la asociación con Tambor, el amigo de Bambi.
    Un abrazo.

    Justa

    ResponderEliminar
  2. Cuac cuac, Justa

    Aparte del marcapaginas que tiene unas fotos preciosas, no creo yo que este pajarraco tenga una carne blanda.......

    En lo referente a Tambor, pues eso, que hay animales a los que no les importa inmolarse dentro de una sartén al ajillo bien condimentado con hierbas olororosas......por no hablar del propio Bambi.......mejor cierro el pico.

    Alazos. Pato

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco creo que sea un plato exquisito, pero las costumbres gastronómicas pueden con todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. encantadora ave y muy buena entrada.
    Yo ignoraba que se utilizasen en gastronomía, pero no es tan extraño si pensamos en los pajaritos fritos, los nidos de golondrina...En fin...Yo pienso que si no es por nrcesidad, debería respetarse al máximo la vida de las criaturas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lo mismo pienso yo, pero, a veces, es difícil erradicar las malas costumbres gastronómicas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Viéndolos tan lindos e indefensos, da pena pensar en ellos como manjar.
    El marcapáginas y el vídeo, preciosos.
    Saludos.
    Lucía.

    ResponderEliminar