miércoles, 17 de diciembre de 2014

MENJA´NS A L´HIVERN ( II ) Editorial Barcanova


                             Cynara scolymus

La alcachofera alcachofa alcaucil (Cynara cardunculus var. scolymusentre otro numerosos nombres vernáculos, es una planta cultivada como alimento en climas templados. Pertenece al  género  Cynara, dentro de la familia Asteraceae.

La alcachofa alcanza de 1,4 a 2 metros de altura. Vuelve a brotar de la cepa todos los años, pasado el invierno, si el frío no la heló. Echa un rosetón de hojas enteras hasta profundamente segmentadas aunque menos divididas que las del cardo y con pocas o ninguna espina. Las hojas tienen color verde claro en el haz y en el envés están cubiertas por unas fibrillas blanquecinas que le dan un aspecto pálido. Tanto el rabillo de la hoja como la vena principal tienen costillas longitudinales muy salientes.
Cuando la planta entallece, echa un vástago más o menos alto, rollizo, pero también costilludo y asurcado con cada vez hojas más escasas y menos divididas a medida que estén más altas en dicho tallo. En su apex, y en algunas divisiones laterales, traen unas cabezuelas muy gruesas, las alcachofas, cubiertas de numerosas brácteas coriáceas, en la base de las cuales está lo tierno y comestible. Al florecer, endurecen mucho dichas brácteas y no se pueden aprovechar para comer, aunque no rematen en espinas como la de los cardos.
Originalmente procedente del Mediterráneo occidental. Introducida y cultivada en numerosos países templados en todo el mundo.
Esta planta (o los cardos de los que procede) podría ser originaria de Egipto o del Norte de África. La planta denominada Cynara ya era conocida por griegos y romanos. Al parecer se le otorgaban poderes afrodisíacos y toma su nombre de una muchacha seducida por Zeus, y después transformada por este en alcachofera.

Durante la Edad Media no se conocía la alcachofera, y se piensa que en esta época, del cultivo sucesivo de los cardos, los horticultores poco a poco los transformaron hasta conseguir la alcachofera. Ya era consumida en la Italia del siglo XV. Venida de Sicilia, aparece en la Toscana hacia 1466. La tradición dice que fue introducida en Francia por Catalina de Médicis a la que le gustaba comer corazones de alcachofera. Esta florentina las llevó desde su Italia natal al casar con el rey Enrique II de FranciaLuis XIV era así mismo un gran consumidor de alcachofas. Los colonos españoles y franceses en América, la introdujeron en este continente. Con el tiempo, en California, los cardos han llegado a ser hoy en día una auténtica plaga, ejemplo de planta invasora de un hábitat en el que no se encontraba anteriormente.
Tras el agua, el componente mayoritario de las alcachoferas son los hidratos de carbono, entre los que destaca la inulina y la fibra. Los minerales mayoritarios son el sodio, el potasio, el fósforo y el calcio; y entre las vitaminas destaca la presencia de las vitamina B1vitamina B3 y pequeñas cantidades de vitamina C. Sin embargo, lo más destacable de su composición son una serie de sustancias que se encuentran en pequeña cantidad, pero dotadas de notables efectos fisiológicos positivos:
Sus flores, al igual que las del cardo, contienen el fermento "lab" (que es un conjunto de 3 enzimaspepsinaquimosina y paraquimosina) que sirve como cuajo de la leche para la elaboración de quesos. Dichos quesos reciben generalmente el calificativo de queso de flor; por ejemplo el «Queso de flor de Guía», en Gran Canaria.
Etimología
Cynara:nombre genérico que deriva del Griego χινάρα,-ας o χυνάρα, "alcachofa", derivado de χυων-χυνός, cyon-cynos, "perro", por las brácteas involucrales que, por su forma, se asemejan a los dientes de dicho animal. Pasó al Latín como cinara y se usaba también para designar al cardo.
scolymus: Del Latín scǒlŷmos, i, derivado del Griego σχόλυμος, y evocado por Plinio el Viejo en su naturalis historia como un especie de cardo (XXI, 94-96), refiriéndose probablemente alScolymus hispanicus o maculatus.
El nombre de alcachofera procede del árabe al-kharshûf; el nombre alcaucil (también arcacilalcacil y alcací), del árabe al-qabsíl.


   

7 comentarios:

  1. Cuac Cuac

    ¿ves? Con estas no tengo inconveniente en sentarme a la mesa, salteaditas con un poquito de jamón.
    Alazos. Pato

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco. Yo me las como, incluso, crudas ( las partes más tiernas ). Una de mis hortalizas preferidas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. A Domènec también le chiflan las alcachofas, de cualquier manera se las come.
    Montse de Mondopunts

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, ya desde niño, las silvestres las cortaba e iba desprendiendo las hojas una a una y mordiendo esa parte más tierna que las une al corazón y una vez que sólo me quedaba el corazón le quitaba los pelillos que tiene y me lo comía entero; una delicia. Un poco " medieval " como me dicen mis hijos, pero la vida en un cortijo da para mucho y como no había escuela, en algo había que entretenerse.
      Un abrazo
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Vaya! tampoco me gustan nada de nada, ni siquiera en vinagreta (no sé si existen).
    Me gusta verlas cuando florecen que son guapísimas.
    El marcapáginas si me gusta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo de la coliflor te lo paso, pero lo de la alcachofa, haz un esfuerzo, que son muy sanas.
      saludos

      Eliminar
  5. Son un manjar. También, de niña, las comía crudas.
    Preciosa entrada,
    Saludos.
    Lucía.

    ResponderEliminar