sábado, 29 de marzo de 2014

LOS CAZADORES DE LA NOCHE ( IV ) . BÚHO CHICO. Artesanal

    POEMA

Sobre los árboles que le cobijan
los búhos en filan permanecen,
igual que dioses extranjeros,
con la pupila roja, meditando.
Inmóviles continuarán
hasta la hora melancólica
en que, empujando al sol poniente,
se extenderán las tinieblas.
Su actitud enseña al sabio
que ha de saber desconfiar
del tumulto y el movimiento ;
ebrio de una pasajera sombra 
el hombre merece el castigo
de no haber conseguido la paz.

Poema del libro " Les Fleurs du mal " ( Las flores del mal )
de Charles Baudelaire













BÚHO  CHICO
Asio otus
El búho chico (Asio otus) es un ave estrigiforme, una especie de la familia Strigidae.
Es de gran tamaño y bastante común en el Sur y el centro de Europa. Habita en bosques de coníferas cerca de zonas de cultivos, en ocasiones en la alta montaña. Por el día puede ser visto durmiendo en grupos en pinos altos, aunque se camufla muy bien. Se parece un poco al búho campestre, este último es menos rechoncho y ligeramente más grande. El búho chico tiene grandes mechones sobre la cabeza que parecen orejas, la parte ventral de color crema y muy listada, los ojos de color naranja o rojo, puntas grises en las alas, la cola con unas franjas poco marcadas y un par de manchas oscuras sobre las "muñecas". Sale sólo de noche.
Su voz es un reclamo profundo, corto y apagado tipo huh. También puede hacer chasquidos con el pico para asustar a los enemigos o proferir una especie de maullidos.
Utiliza el nido de un córvido o ardilla. Pone de 3 a 5 huevos en una nidada de marzo a junio.
Caza fundamentalmente roedores como ratones, ratas y en menor medida aves e insectos. Expulsa dos egagrópilas al día por término medio, una en el lugar de descanso durante el día y la otra mientras caza
  • Longitud: de 35 a 37 cm
  • Envergadura: de 84 a 95 cm
  • Peso: 210-330 g
  • Longevidad: de 10 a 15 años
  • Estatus: seguro


lunes, 24 de marzo de 2014

CEREZOS EN FLOR. VALLE DEL JERTE ( CACERES ). Patronato de Turismo. Diputación de Cáceres

Como se acerca uno de los acontecimientos naturales más bonitos que tienen lugar en esta hermosa tierra que es Extremadura y que no es otro que la floración de los cerezos en el Valle del Jerte, voy a   interrumpir por unos días la publicación de los tres marcapáginas que me faltan todavía de la serie         " Los cazadores de la noche " y le voy a dedicar esta entrada a la floración de los cerezos en el Valle del Jerte; todo un espectáculo natural, merecedor de una visita.
Anverso             Reverso

FIESTA DEL CEREZO EN FLOR

La comarca cacereña de Valle del Jerte volverá a ser protagonista este año de la celebración de la fiesta del "Cerezo en Flor", declarada de Interés Turístico Nacional, y que dará comienzo el próximo día 28 en el municipio de El Torno.
El Valle del Jerte, en el norte de Extremadura, es famoso por la floración de los cerezos en primavera; un increíble espectáculo de más de un millón de árboles tiñendo de blanco las laderas del valle. Las flores anuncian que dentro de pocas semanas llegan las cerezas y picotas, jugosas y saludables.
Este año, 2014, la previsión es que el período de  floración se dará entre la última semana de marzo y la primera de abril. La floración dura entre 12 y 14 días y se celebra desde hace ya más de 40 años en el Valle  del Jerte  como un momento de júbilo en el que el agricultor agradece y aplaude la inminente llegada de la próxima cosecha.
Con el paso de los años, la fiesta se ha renovado de tal forma que en la actualidad se centra en mostrar la rica cultura, gastronomía y tradiciones de los jerteños a las cerca de cincuenta mil personas que visitan el valle coincidiendo con el espectáculo de la floración de 1,5 millones de cerezos.
Siguiendo una tradición familiar de siglos, los cerezos se cultivan artesanalmente en bancales labrados en las altas montañas del Valle del Jerte, entre manantiales y aire puro. Sólo en un entorno único, con un microclima privilegiado, pueden cultivarse las mejores cerezas de España y la Picota del Jerte que es una variedad originaria del Valle. Sólo hay cinco variedades certificadas con la Denominación de Origen Protegida. Cuatro de ellas pertenecientes al grupo de las Picotas del Jerte de características similares: Pico Limón Negro, Pico Negro, Pico Colorado y Ambrunés, esta última, la más apreciada por ser la que más tiempo madura en el árbol al sol, y por tanto es la más dulce, y la única variedad con pedúnculo llamada Navalinda.
Este tipo de cultivo abancalado, que se transmite de generación en generación, también repercute significativamente en la calidad y propiedades saludables de las cerezas y Picotas. Estos frutos son una fuente de salud puesto que contienen 8 vitaminas, hierro, magnesio y calcio, gran cantidad de antioxidantes y fibra, además de pocas calorías.
Las Picotas del Jerte son un producto exclusivo que se distingue por su sabor y dulzura. Son las únicas que se desprenden del árbol sin rabito, pero hay más características que las diferencian del resto: su textura carnosa y más crujiente, su tamaño de un calibre de menor tamaño - comprende desde los 22 a los 26 milímetros- y su sabor más dulce y su color. Su cultivo natural y su recogida y tratamiento tradicionales multiplican sus propiedades y permiten que lleguen a los mercados en el momento óptimo para el consumo.

                     Fuente: Consejo Regulador de Denominación Protegida Cereza del Jerte



                                             



sábado, 22 de marzo de 2014

LOS CAZADORES DE LA NOCHE ( III) . MOCHUELO. Artesanal


 Dedicado a Ana Mínguez ( naturanafoto.blogspot.com ), aficionada a la fotografía de naturaleza y a quién le encanta esta ave. El vídeo fue realizado por ella, hace algún tiempo.


         Poema / Fábula

Escondido en el tronco de un árbol
estaba un mochuelo,
y pasando no lejos un sapo,
le vio medio cuerpo.
¡ Ah de arriba, señor solitario !
- dijo el tal escuerzo -
Saque usted la cabeza y veamos
si es bonito o feo.
No presumo de mozo gallardo
- respondió el de adentro - ,
y por eso a salir a lo claro
apenas me atrevo.
Pero usted, que de día su garbo
nos viene luciendo
¿ no estuviera mejor agachado
en otro agujero ?.
¡ Oh, qué pocos autores tomamos
este buen consejo !.
 Siempre damos a luz, aunque malo, 
 cuanto componemos, 
 y tal vez, fuera bien sepultarlo.
                                  Pero, ¡ ay compañeros !,
                               más queremos ser públicos sapos
                                 que ocultos mochuelos.

                                                              Tomás de Iriarte



               MOCHUELO
             Athene  noctua

El mochuelo común es un búho pequeño; apenas levanta 22 cm, con una envergadura alar de unos 50 cm. Su aspecto es redondeado, más bien rechoncho y con la cabeza ancha.
Su plumaje es principalmente pardo-grisáceo, sobre el que destacan sus ojos amarillos.
El área de distribución del mochuelo europeo llega por el norte hasta el centro de Gran Bretaña; es decir, desde el desierto hasta la linde de la zona nórdica del bosque de coníferas. Por el este llega hasta Manchuria. Es abundante en toda esta zona. En la Península Ibérica es habitual en el litoral mediterráneo.
Ocupa zonas semidesérticas, estepas labradas o no, campos de frutales y tierras de labor, sobre todo cerca de enclaves humanos. Esta proximidad a zonas habitadas hace que el mochuelo sufra las consecuencias del tráfico rodado, apareciendo con frecuencia atropellado en cunetas.
El mochuelo vive en pareja de forma continuada, pasando toda su vida en el territorio de cría, en el mismo nido. Éste suele estar ubicado en una cavidad: un árbol hueco, una grieta en las rocas, un edificio en ruinas... A veces ocupa nidos de abubillas y carracas.
Durante la época de celo, que se extiende durante marzo y abril, profiere una gran variedad de gritos de reclamo, particularmente unos trinos lentos y melódicos.
La puesta tiene lugar a finales de abril o principios de mayo, y el tamaño similar de los polluelos hace pensar que la incubación no empieza hasta la puesta del último huevo. Esta incubación está exclusivamente a cargo de la hembra, que durante ese tiempo es alimentada por el macho.
Una vez eclosionados los huevos, los pollos permanecen en el agujero del nido durante un mes. A principios de julio empiezan a volar, y en agosto ya son independientes y abandonan el territorio de sus padres.

En verano el mochuelo se alimenta básicamente de insectos durante el día, y en la oscuridad caza alondras y ratones.
En cualquier caso, sea lo que sea lo que coma, se lo traga sin trocear.
Es activo sobre todo en la oscuridad, pero también durante el día. Con luz, el vuelo es ondulante, pero de noche es en línea recta por encima del suelo, desde donde asciende súbitamente para posarse en un punto elevado.
Al atardecer es fácil verlo posado en un poste o un cercado, y si se asusta hace una especie de reverencias espasmódicas.
Aunque durante el celo emite reclamos variados, normalmente su canto es una especie de maullido, como kiú.



miércoles, 19 de marzo de 2014

LOS CAZADORES DE LA NOCHE ( II ). CÁRABO . Artesanal

                 Poema

Yo he pasado  largas noches en la selva,
cabe el tronco perfumado del abeto,
escuchando los rumores del torrente
y los trémulos bramidos de los ciervos, 
y el aullido plañidero de la loba,
y las músicas errátiles del viento,
y el insólito graznido de los cárabos
que parece carcajada del infierno.
Yo he gozado en la salvaje serranía
la frescura deleitante de lo céfiros,
y he dormido junto al tajo del abismo
la embriaguez que le producen al cerebro
los olores resinosos de las jaras, 
los selváticos aromas de los brezos,
y la hipnótica visión de las alturas
que me hundía en las regiones de los sueños

    Fragmento del poema " DESDE EL CAMPO "
de J.Maria Gabriel y Galán




Cárabo común
Strix  aluco


El Cárabo Común, ave de parques, jardines y bosques densos, caza de noche y duerme de día, como casi todas rapaces nocturnas; pero si sus necesidades alimenticias se acrecientan, como durante la cría de los pollos, también puede cazar en pleno día. Muchas veces puede descubrirse a una de estas aves durmiendo, con sólo seguir a los ruidosos bandos de aves más pequeñas, especialmente arrendajos, mirlos y pinzones, que descubren al predador y arman un gran alboroto a su alrededor. No obstante, el Cárabo Común puede no espantarse por el clamor e incluso no se molestará fácilmente ante la presencia de una persona.
Su cuello, extrañamente flexible, permite a esta ave girar la cabeza casi completamente, de manera que su cara puede mantenerse dirigida hacia un observador que se mueva a su alrededor.
Al llegar el anochecer puede oírse fácilmente su gimiente canto que muchas veces emite por parejas, lanzando una de las aves un aterrador ‹‹uu, uú, ú-ú-ú-ú›› y respondiendo la otra con un agudo ‹‹ti-uuic››. Ambos sexos pueden ulular y chillar ‹‹ti-uuic››, pero los dos sonidos nunca son emitidos simultáneamente por el mismo individuo.


Identificación: Moteado castaño, con redondo disco facial y ojos castaño oscuro; grito ‹‹ti-uuic›› distinto y canto ululante; sexos iguales.
Nidificación: No construye nido; pone en agujero de árbol viejo, nido de ardilla, alguna vez en edificio viejo, hendidura de roca o en el suelo; puesta en febrero-mayo; usualmente de 2 a 4 huevos redondos y blancos; incubación, de 28 a 30 días, sólo por la hembra; los jóvenes, alimentados principalmente por el macho, vuelan a los 30-37 días.
Alimentación: Pequeños mamíferos, especialmente ratones, topillos, ratas jóvenes y musarañas; algunas veces; a veces peces, ranas, moluscos, gusanos e insectos.
Hábitat: Bosques.

                                                                            Fuente : pajaricos.es





lunes, 17 de marzo de 2014

LOS CAZADORES DE LA NOCHE ( I ) . LECHUZA Artesanal

Con este marcapáginas inicio la publicación de una serie dedicada a las  rapaces nocturnas más emblemáticas de nuestra avifauna.
A quien le guste la poesía, pinchando sobre la imagen del marcapáginas, le resultará más fácil leer el poema que acompaña al dibujo de cada ave.




La fantasmagórica figura de la Lechuza Común ( Tyto alba ) parece blanca cuando se la sorprende de noche con los faros de un coche; pero hacia el final del invierno, al escasear tanto el alimento que el ave se ve forzada a cazar durante el día, puede verse su verdadera coloración: pardo dorada con partes inferiores blancas.
Mientras caza la lechuza no depende sólo de la vista. Por medio de diversos experimentos se ha demostrado que por su sentido del oído puede localizar a su presa en la más completa oscuridad.
Las poblaciones de estas aves son muy fluctuantes en número, principalmente en países de clima continental, donde los inviernos muy duros reducen a veces drásticamente la cantidad de lechuzas comunes. La gran capacidad reproductora del ave hace que pueda recuperarse con relativa rapidez, aunque en muchos lugares se advierte una progresiva disminución, posiblemente debida a la desaparición de viejos edificios donde pueda criar. No construye nido, sino que pone los huevos en un montón de egagrópilas que devuelve, hechas con los restos no digeridos de sus presas: pelos, plumas y huesos.

Identificación: Pardo dorado claro con cara y partes inferiores blancas; hembra ligeramente más grisácea.
Nidificación: Nido sin material; huevos puestos sobre egagrópilas ; los nichos incluyen viejos graneros, edificios ruinosos, torres de iglesia, árboles huecos, frentes de canteras, haces de cereal y cajas anideras; puestas datadas en todos los meses excepto enero, aunque el periodo principal es de abril a mayo; pone, de 4 a 6 huevos blancos; incubación, alrededor de 33 días, sólo por la hembra; los pollos, son alimentados por ambos padres.
Alimentación: Ratones, topillos, ratas comunes, topos; pequeñas aves; escarabajos, polillas; ranas; a veces murciélagos y peces.
HábitatCiudades y pueblos.

                                                                                          Fuente : pajaricos.es




jueves, 6 de marzo de 2014

EL AMIGO FIEL

                                       Perro
Un mundo de expresión es su mirada.
Y un lenguaje, su cola en movimiento.
Su lamido es un beso al sentimiento.
Y con él, la familia es prolongada
Al escuchar del amo una llamada,
es el eco, su ser, en cumplimiento.
Y al despertar un hueso su contento,
su inefable humildad se ve pintada.
Compañero de amor en la tristeza.
Resignado guardián en el encierro.
Y lealtad, de la cola a la cabeza.
En consecuencia, se comete un yerro
(hiriendo al animal en su nobleza)
cuando al villano se lo llama perro.

                                            HENRY KRONFLE




                                                                    

lunes, 3 de marzo de 2014

PARQUE NACIONAL LAGO MANYARA ( TANZANIA ) . La Gráfica Pisana ( Italia )





El lago Manyara  es un lago poco profundo, salino y endorreico de África, localizado en la rama Natron-Manyara-Balangida del Rift de África Oriental, en la región de Arusha del norte de Tanzania. Tiene 231 km², con una longitud de 50 km y una anchura de 16 km y está situado a unos 600 m. Tiene una gran diversidad de paisajes y en sus orillas habitan búfalos, elefantes, leones, leopardos, rinocerontes y un gran número de aves.
En el lago se estableció en 1960 el parque nacional del Lago Manyara y en 1981 también una reserva de la biosfera.
El nombre Manyara proviene de la palabra masái emanyara, que es una especie de planta euphorbia que se cultiva en un cerco alrededor de una granja familiar (Euphorbia tirucalli). El nombre es una descripción masai no del lago, sino en general de una región a orillas de un lago.
El lago se formó hace más de dos millones de años, cuando las aguas llenaron las tierras bajas después de la formación del Gran Valle del Rift. El lago contiene grandes cantidades de sal y fosfato. En la región se recogen de promedio unos 650 mm de precipitación, con la temporada de lluvias dividida en dos partes: de noviembre a diciembre y de febrero a abril. En los años de sequía, el lago está casi completamente seco. La temperatura media anual de 22°C.
De los 329 km² del parque nacional del Lago Manyara, las aguas alcalinas del lago (con un pH cercano a 9,5 ) cubren aproximadamente 231 km², aunque el área y el pH varian ampliamente con las estaciones, y en los períodos de sequía quedan expuestas grandes áreas de marismas. Aunque es conocido por los babuinos, el lago y sus alrededores son también el hogar de herbívoros, como hipopótamos, impalas, ñus, elefantes, búfalos, jabalíes y jirafas. Los Ficus gigantes y caobas que se ven en el bosque de aguas subterráneas inmediatamente alrededor de las puertas del parque se nutren de los manantiales subterráneos que se reponen continuamente desde el macizo del Ngorongoro, justo encima de la cuenca Manyara. Alejándose del bosque, ya a las afueras del lago Manyara, están las planicies de inundación. Hacia el sur se ven bosques de acacias. Los leopardos, aunque en abundancia, son difíciles de ver, al igual que otros carnívoros esquivos, como los leones, en este parque. El lago Manyara ofrece oportunidades para los ornitólogos entusiastas para ver y observar más de 300 aves migratorias, incluyendo flamencos, águilas crestilargas (Lophaetus occipitalis) y martines cazador de cabeza gris (Halcyon leucocephala).
Con una puerta de entrada que también funciona como salida, la pista del parque nacional del Lago Manyara es efectivamente un bucle que se puede recorrer en jeep en un par de horas, observando y disfrutando de la diversidad de flora y fauna. El escarpe del valle del Rift constituye un hito notable y ofrece un telón de fondo espectacular al lago Manyara.
Al este del lago Manyara se encuentra el corredor de vida salvaje Kwakuchinja. El corredor permite a los animales salvajes migrar entre áreas dispersas y parques, como el parque nacional de Tarangire, en el sureste, el propio lago Manyara, al oeste, y el valle del Rift, el macizo del Ngorongoro y el parque nacional Serengueti, al norte. En el corredor Kwakuchinja hay varios pueblos localizadso a la orilla del lago, como Ol Tukai Village y Esilalei.
Más allá del lago y fuera de las tierras de los poblados, se encuentra el Rancho Manyara, con 17.800 hectáreas, de las que 14.160 comprenden el Ranch Conservancy Manyara. Se trata de un proyecto pionero de conservación y turismo que contó con el apoyo de la African Wildlife Foundation, el Tanzania Land Conservation Trust y el Conservancy Manyara Ranch. Aunque no es un parque, este rancho es frecuentado por aninmales salvajes que viven en él o migran, incluyendo elefantes, leones, búfalos, leopardos y antílopes, los más comunes. Aunque rara vez se ve en los parques, el Lesser Kudu si es residente habitual en el rancho.