martes, 20 de enero de 2015

OSEZNO ( Troquelado ) . Fundación Oso Pardo / La casa del Oso cantábrico

Desde el verano de 2004 está abierta al público en Verdeña, un pequeño pueblo enclavado en pleno Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina (Palencia), La Casa del Oso Cantábrico. Se trata de un centro de interpretación propiedad de la Fundación Oso Pardo que permite conocer más a fondo la vida, las costumbres y los problemas de conservación del oso pardo, tanto a nivel global como, especialmente, en el entorno de la Cordillera Cantábrica. La exposición ha sido concebida -utilizando las más novedosas técnicas audiovisuales, informáticas y escenográficas- como un espacio cultural, lúdico y divulgativo con el que la Fundación Oso Pardo quiere contribuir a difundir la situación de nuestros osos, así como a fomentar valores y comportamientos que ayuden a conservar la especie y su hábitat.
Además, en este centro el visitante puede conocer y hacer la reserva del programa de rutas guiadas que la Fundación Oso Pardo desarrolla en la Montaña Palentina y adquirir los objetos de regalo que se ofrecen en la Tienda del Oso.
Tel: 979 87 94 21 ó 979 18 41 86
Abierta los meses de verano y en Semana Santa.
Horario:
Mañanas: de 10 a 14 horas.
Tardes: de 16 a 20 horas.
Puede visitarse el resto del año, mediante cita previa en el teléfono 942 23 49 00.
Se localiza en América y Eurasia; presentan variaciones de color entre el marrón oscuro casi negro y el pardo claro, incluso se ha documentado la existencia de algún ejemplar blanco. El mayor ejemplar americano pesó unos 700 kg; los más pequeños en Europa oscilan entre 100 y 130 kg según la época del año. Los americanos pescan salmones en los ríos. Es omnívoro, pero su tendencia es claramente vegetariana, con más del 85 % de su alimentación compuesta por yerbas, raíces, frutos carnosos, bayas y frutos secos, siendo el resto insectos, setas, miel, carroña, ocasionalmente pequeños animales, huevos, etc. Disponen de muelas similares a las de los hervíboros o las humanas, en lugar de estar afiladas como en otros carnívoros.
El oso cantábrico vive en la zona montañosa del norte de España. Son sus últimos reductos después de haber ocupado la práctica totalidad de la península ibérica, de donde fue desapareciendo debido a actividades humanas: caza, destrucción y ocupación de su hábitat (viviendas, infraestructuras, cultivos…), fragmentación de sus poblaciones, etc.

En la cordillera cantábrica viven actualmente poco más de un centenar de ejemplares de oso pardo, en dos poblaciones incomunicadas entre sí por las infraestructuras ferroviarias y viales desde mediados del siglo XIX. Al occidente de la autopista asturleonesa hay un centenar de individuos, según estudios realizados en 2002, y al oriente una veintena. La distribución actual abarca territorios de Asturias, León, Palencia y Cantabria.

Los osos pueden causar esporádicamente daños a la ganadería y a la agricultura. Las molestias generadas son escasas en comparación con otras especies, y en la actualidad los daños que se producen son compensados por las administraciones públicas, dado que está catalogado como especie en peligro de extinción.

Los osos en la zona cantábrica habitualmente no pescan, apenas cazan, y se alimentan de fruta, frutos secos, diversas plantas, miel, setas e insectos. Su actividad es nocturna y evitan la presencia humana.

Las crías nacen en enero (los osos hibernan unos tres meses, entre noviembre y marzo) en número de una a tres, y permanecen con la madre durante su primer año y medio de vida aproximadamente, aprendiendo a ocultarse, a buscar alimento, marcar el territorio, etc.


15 comentarios:

  1. El día que pasé estaba cerrado pero volveré.Además por toda la zona hay muchísimo que ver, en Lebanza fotografié unas huellas frescas de oso y bien cerca del pueblo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy bien que vuelvas,merece la pena.
      Saludos

      Eliminar
  2. Viendo la imagen del osezno del marcapáginas, no es de extrañar que sea el peluche preferido de los niños.
    Un abrazo.

    Justa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son de esos animales que siempre despiertan simpatía.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Precioso marcapáginas ...Si hasta me he puesto a acariciar la pantalla...Es broma, pero dan ganas de pasarles la mano. Lo malo es que probablemente respondan con un zarpazo, que es lo suyo. Por aquí parece que por la zona de Ancares incluso pueden verlos cerca de las casas y se comen la miel de las colmenas. Yo nunca he visto uno de cerca, salvo los del zoo y no es lo mismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que no es lo mismo verlos libres en la naturaleza que en un zoo. Da pena ver a estos animales encarcelados.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Debe de ser moda, aquí también tenemos una Fundación Oso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al estar en peligro de extinción, la gente sensible con su conservación se une para salvarlos. Supongo que te refiers a la Fundación Oso de Asturias.
      Saludos

      Eliminar
  5. Parece de peluche. Pero mejor no acercarse mucho, por si acaso.
    Bonita entrada.
    Saludos.
    Lucía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa es un osito de peluche y otra muy distinta un oso salvaje, por muy bonito que nos parezca. No creo que se estuviese quieto cuando se le acercara alguien. La experiencia de sus encuentros con el hombre no son para confiarse.
      Saludos

      Eliminar
  6. Cuac cuac

    Tierno de cachorro pero con muy mala leche cuando crece....

    Yo también tengo una visita pendiente a Cabarceno...

    Alazos. Pato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos en Cabárceno están en su hábitat, aunque restringido a sus instalaciones.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Hace bastante que estuve en Cabárceno y no me disgustón en exceso puesto que los lugares donde los animales están prisioneros no me convencen, salvo que sea para reintroducirlos después de los cuidados pertinentes de cura.
    Ahora, tras el alboroto levantado tras la muerte de los lobos en este zoo ya no volvería.
    Tengo pendiente una visita para ver el oso pardo en los Picos de Europa.

    Saludos.

    ResponderEliminar