miércoles, 15 de abril de 2015

AMAPOLAS. Moroni Editore ( Italia )


AMAPOLA   SILVESTRE ( Papaver rhoeas )

Papaver rhoeas  la amapola silvestre, es una especie fanerógama del género Papaver, perteneciente a la familia Papaveraceae.
Es una planta de ciclo anual que puede alcanzar más de 50 cm de altura. Posee tallos erectos y poco ramificados con finos pelillos.
Las 
hojas, que nacen alternas a lo largo del tallo, sin peciolo, son pinnadas y muy dentadas en los márgenes con una única nervadura central.
Las 
flores de color escarlata intenso, acampanadas y casi esféricas, poseen 4 finos pétalos y 2 sépalos vellosos. Los pétalos son muy delicados y se marchitan rápidamente, por lo que las flores no pueden usarse en adornos florales. Los estambres, de color negro, forman un racimo anillado alrededor del gineceo, lo que le da el aspecto de botón negro. El fruto es una cápsula unilocular con falsos tabiques, verde pálido, de forma ovalada/subglobosa truncada por una especie de tapa en la parte superior (disco) con 8-18 radios y conteniendo numerosas semillas inframilimétricas que escapan a través de poros debajo del disco superior (dehiscencia porícida). Dichas diminutas semillas son, como en todas las especies del género, de forma arriñonada, alveoladas con retículo poligonal y de color pardo.
Florecen de principio a final de la primavera.
La amapola se ha asociado a la agricultura desde épocas antiguas. Su ciclo de vida se adapta a la mayoría de los cultivos de cereales, floreciendo y granando antes de la recolección de las cosechas. Aunque se la considera una mala hierba es fácil de combatir con los habituales métodos de control de plagas.
Las hojas son levemente venenosas para los animales herbívoros. Las hojas verdes frescas (antes de la floración) pueden cocinarse como las espinacas y son muy apetecibles, con un sabor característico, perdiendo las propiedades venenosas al cocinarse, aunque con efectos sedantes por los alcaloides que contiene, por lo que su consumo como alimento ha venido decayendo en el sur de Europa.
Las semillas son inofensivas y a menudo se utilizan como condimento y en bollería mientras que los pétalos se usan para elaborar siropes y bebidas no alcohólicas. La savia, pétalos y cápsulas contienen rhoeadina, un alcaloide de efectos ligeramente sedantes, a diferencia de la especie Papaver somniferum (adormidera u opio) que contiene morfina. El consumo excesivo puede causar molestias intestinales, y hasta dolor de estómago.
No se sabe el origen de Papaver rhoeas, pero se encuentra ampliamente extendida en Eurasia y el norte de África (donde se emplea para la elaboración de cosméticos). Por encontrarse frecuentemente en áreas de cultivo, la Papaver rhoeas se ha extendido con las zonas de agricultura, es decir que han colonizado áreas debido a la influencia del hombre (plantas hemerochories).
Las hojas de esta planta son uno de los ingredientes del preboggion, mezcla de hierbas típica de la cocina de Liguria, Italia.

.

9 comentarios:

  1. ¡ Qué bonito marcapáginas de papoulas! A mi me gusta verlas como un reclamo de color en medio del campo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son de esas flores que gustan a todo el mundo. Bueno, menos a los agricultores, que de que las ven en sus sembrados, no les hacen mucha gracia.
      un abrazo

      Eliminar
  2. Amapola, lindísima amapola... Es un espectáculo, verlas entre los trigales.
    Preciosa y completa entrada.
    Saludos.
    Lucía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora, después de las últimas lluvias están en todo su esplendor.
      Saludos

      Eliminar
  3. Debe de ser de las pocas flores que no aguanta el traslado a un florero. O vive pegada a la tierra, o se marchita al instante.
    A Lucía le recordó una canción, a mí un verso, del que no recuerdo el autor: "amapola, sangre de la tierra".
    ¡Es tan sencilla y tan delicada!

    Un abrazo.

    Justa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una suerte para ellas y una desgracia para las féminas, al no poder disfrutar de su tenencia en un florero. El verso pertenece a un poema de J.Ramón Jiménez.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Y ahora llego yo, que no tengo don de lenguas, como mis tres antecesoras, y sólo digo: Me gusta.
    Directo y conciso, pero escaso....
    Alazos. Pato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno ,si breve, dos veces bueno, decía Baltasr Gracián .
      Un abrazo

      Eliminar
  5. ¿ Qué dices?... Si tienes un pico de oro. Nunca mejor dicho.
    Saludos.

    ResponderEliminar