lunes, 4 de mayo de 2015

FAUNA CATALANA . ANATIDAS ( Puzzles ). Associació Mc col-leccions

Dedicada a Marisa


ANADE REAL Anas platyrhynchos

Probablemente de todos nuestros patos los más conocidos son el macho de esta especie, con su cabeza verde, y su pareja, pardo oscura, sin duda por ser los más abundantes en lagunas, embalses y ríos.
Su cortejo nupcial comienza en otoño. Varios patos persiguen volando a una pata, lo cual ya es una parte importante en la elección de pareja. Tras esto los machos nadan alrededor de la hembra a veces con los cuellos estirados horizontalmente sobre el agua. Avanzada la época de cría, grupos de machos persiguen otra vez a las hembras e intentan aparearse con ellas por la fuerza, sin seguir la rutina de cortejo antes mencionada. Esto ocurre especialmente en áreas en las que los nidos están demasiado juntos. A primeros de año las parejas marchan a sus lugares de nidificación, cerca de extensiones de agua o ensenadas marinas. Normalmente anidan en el suelo, pero a veces lo hacen en árboles huecos o en nidos abandonados de otras aves. La pata lanza un fuerte graznido como el de una pata doméstica; el macho tiene una llamada más suave y aguda.




PATO CUCHARA  Anas clypeata

El enorme y ancho pico que da nombre a este pato está adaptado especialmente para comer en la superficie de charcos y lagos. El pato chapotea rápidamente por aguas someras con la cabeza baja y manteniendo el pico, que tiene forma de cuchara, hacia adelante para que permanezca continuamente en el agua o en el fango semilíquido, capturando diminutas plantas y animales.
En tierra son torpes y sus picos les dan un aspecto de «cabezones»; pero son activos voladores, particularmente en primavera, cuando la pareja vuela en círculo sobre su territorio en vuelo de cortejo. El macho persigue a su compañera con una llamada gutural «tuck-tuck».
En España sólo se han registrado algunos casos de nidificación de pocas parejas en determinadas localidades, y probablemente estas reproducciones no ocurren todos los años. Para criar prefiere marismas y prados pantanosos, siempre con abundante vegetación baja, aunque crían a veces junto a zonas más abiertas, con tal de que encuentren aguas fangosas en que poder alimentarse.



 En este puzzle marcapáginas hay un error, pues el nombre del ave que aparece en las fotos es el de Zampullín común, también llamado Zampullín chico ( Tachybaptus ruficollis ) y no el Pato dorsiblanco / Anec cabusset ( catalán ) , cuyo nombre científico es Thalassornis leuconotus , que sólo habita en el Africa Subsahariana y Madagascar. Dificilmente pertenecerá a la fauna catalana, aunque con esto de los nacionalismos, nunca se sabe. 

ZAMPULLIN COMUN  Tachybaptus ruficollis

El cortejo del Zampullín Común se centra alrededor de un extraño «canto de amor» o más bien dúo de amor, pues macho y hembra se encaran uno con otro en el agua emitiendo ambos un canto relinchante. También hay algunas peleas y persecuciones y a veces el macho da a la hembra un simbólico presente de hierbas.
El Zampullín Común, llamado también Zampullín Chico, es el más pequeño de nuestros somormujos y está extendido por todas las aguas interiores. Cría en charcas, lagunas, remansos y algunas veces en parques de ciudades. En verano, la mancha clara en la cara del ave es un buen detalle para su identificación. El macho tiene el mentón negro y las mejillas, cuello y pecho, castaño-rojizo; en invierno, el mentón es blanco y pardas las áreas castañas.
Como todos de esta familia, podicipedidae, el Zampullín Común tiene un vuelo raso y recto, con el cuello estirado, manteniéndolo más bien por debajo del nivel del cuerpo, y con las patas colgándole detrás. Despega del agua con chapoteo y nada y se sumerge sin dificultad. En tierra es un ave torpe, saliendo a ella lo menos posible. Los pollos, que casi nadan al nacer, trepan al dorso de los padres, ocultándose allí en respuesta a la nota de alarma «uit-uit».




13 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Es un delicia pasear por los jardines cercanos al río y ver a los patitos nadando y siguiendo a sus padres.

    Saludos. Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿alguien me puede aclarar por qué diablos cuando hago un comentario con una Tablet me lo duplica, y con diferencia notable de tiempo (siete minutos)? En el Blog de Justa me ocurre lo mismo......
      Alazos. Pato

      Eliminar
    2. ¡ Qué me dices! Será que de lo bueno siempre se hacen copias...

      Abrazos

      Justa

      Eliminar
  3. Uma fauna preciosa, sim senhor!!!
    Gracioso marcador...

    Beijo.

    ResponderEliminar
  4. Ostras Javier ¡¡¡ como debes haber disfrutado con esta entrada !!! Se nota porqué has puesto dos veces el comentario.

    Montse de Mondopunts

    ResponderEliminar
  5. Qué extraño se me hace el comentario de Javier y el que Pato aun no haya dicho nada.........¡raro, raro......!
    Preciosos patitos.

    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justa, la doble personalidad a veces consigue empanarme, pero maldita la gracia que me hace cuando desde el mismo río veo que algún lucio o algún black bass se lleva al patito al fondo ¡ley de vida!
      Alazos. Pato

      Eliminar
    2. No sabía que la vida en el Tajo era tan peligrosa para un pato, mejor trasládate a un estanque de palacio ¿no?

      AbrazoSS

      Justa

      Eliminar
  6. Gracias Pini.
    A mi me encantan los patos y de hecho tengo varios de madera que me han regalado, por aquello de Ansar y en realidad los ánsares no son patos...En fin, de pequeña me asombraba que pudiesen meter la cabeza debajo del agua y luego salir tan campantes. Siguen gustándome mucho, sobre todo los pequeñitos, que siguen a los padres.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No por ser tan comunes dejan de ser bonitos esos patos, a mi me encantan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Preciosos marcapáginas. Todo tema relacionado con las aves me gusta. Gracias por compartir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. El vuelo del ánade real, una maravilla. Ayer vi en un estanque del Parque de María Luisa, una mamá pata entrando en el agua seguida de sus patitos. ¡Qué ternura!.
    Preciosa entrada.
    Un abrazo.
    Lucía.

    ResponderEliminar