martes, 30 de junio de 2015

PARQUE NACIONAL DE TIMANFAYA. Ediciones A.M

Dedicada a Enrique



El Parque Nacional de Timanfaya es el único parque nacional de La Red Española de Parques Nacionales eminentemente geológico y representa una muestra del volcanismo reciente e histórico en la Región Macaronésica. Las erupciones volcánicas ocurridas entre 1730 y 1736, y en 1824, dieron lugar a numerosas estucturas geomorfológicas de elevado interés vulcanológico. La ausencia de un manto de vegetación, la extrema rugosidad de las formas y la variedad de colores presentes, rojos, pardos, ocres, negros y naranjas, junto a la silueta de los volcanes y la abrupta costa confieren al parque una extraordinaria belleza.
El área que cubrieron las lavas estaba por completo dedicada a la actividad agrícola, concretamente a la producción de cereales, que además de para consumo isleño servía para abastecer a otras islas. Había grandes extensiones dedicadas al pastoreo y otras a la recolección de productos fundamentales para complementar los ingresos, como la orchilla (liquen del que se obtenía colorante) o el carbón de leña de aulaga o tarajal.
En un entorno hostil como es este parque nacional cabría esperar la ausencia de vegetación, sin embargo, las plantas se han adaptado a unas condiciones desfavorables desarrollando estructuras especiales para soportar la elevada insolación y la escasez de agua. Los estudios que se han realizado sobre la flora y vegetación del parque han revelado una mayor diversidad de la que en principio pudiera esperarse de un lugar cuyas condiciones ambientales dificultan su colonización por parte de los seres vivos.
 En las primeras etapas de colonización son los líquenes los que abren el camino, transformando el suelo para la instalación de otros organismos vegetales que necesitan de un sustrato más desarrollado.
El clima es el principal factor limitante pero, además,  los vientos alisios son de gran importancia en el desarrollo de la vegetación, favoreciendo la instalación vegetal hacia barlovento.
Aunque a simple vista pudiera parecer, por las condiciones extremas de aridez, falta de vegetación y de agua, que el parque nacional no alberga vida animal, lo cierto es que aproximadamente 200 especies habitan en Timanfaya, entre las que un porcentaje cercano al 50 % se corresponde con invertebrados. Del total de especies citadas, 24 se encuentran protegidas en alguna de las categorías recogidas en la legislación vigente.
La singularidad del paisaje volcánico y la diversidad de elementos geológicos de Timanfaya fueron los motivos de su declaración como parque nacional. La ausencia de un manto de vegetación, la extrema rugosidad de las formas y la variedad de colores presentes, rojos, pardos, ocres, negros y naranjas, junto a la silueta de los volcanes y la abrupta costa confieren al parque una extraordinaria belleza.
El paisaje del Parque Nacional de Timanfaya se gestó durante un periodo concreto y bien conocido, entre 1730 y 1736, completado con la erupción del Chinero o Volcán Nuevo del Fuego en 1824. Los fenómenos atmosféricos aún no han alterado el paisaje, con lo que se contemplan las fases iniciales de su evolución.

Fuente :  http://www.parquesnacionalesdecanarias.com/es/Timanfaya/


















10 comentarios:

  1. Tan fresco en mi memoria, uno de los lugares que más me han impactado de lo poco que conozco.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que disfrutarías de estos extraordinarios paisajes en tu reciente visita a esta isla. Realmente es algo sorprendente, pero yo prefiero los paisajes de tu tierra.
      Saludos

      Eliminar
  2. Gracias por la dedicatoria, Manuel. Este es uno de los lugares que tengo pendientes de visita. Parece realmente extraordinario. Un abrazo. Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por enviármelos. No deja de ser algo soprendente, pero yo prefiero los bosques y las selvas.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Preciosa isla y precioso paraje.
    Alazos. Pato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No deja de ser algo raro y curioso, pero no es un lugar que me llame.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. ¿Conoces Tenerife? Si no lo conoces, es una isla totalmente distinta.......
      Alazos. Pato.

      Eliminar
    3. Por suerte hice el servicio militar en Canarias ( campamento en Tenerife y destino en Las Palmas ), así que conozco algo, sobre todo de Gran Canaria. Aparte, mi hijo mayor está trabajando en Tenerife ; a ver si me arranco un día y voy para allá.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Un lugar mágico para visitar.
    Preciosos marcapáginas.
    Un abrazo.
    Lucía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me llama demasiado; no soporto los desiertos.
      Un abrazo

      Eliminar