domingo, 11 de diciembre de 2016

TIGRE DE BENGALA . WWF : Troquelado

Los tigres de Bengala, también llamados tigres indios, viven en la India. Son la especie de tigre más numerosa y suponen cerca de la mitad de la población de tigres salvajes. Durante muchos siglos han desempeñado un importante papel en la tradición y la cultura de la India.
Los tigres viven en solitario y marcan agresivamente con su olor grandes territorios para mantener alejados a los rivales. Son poderosos cazadores nocturnos, capaces de recorrer muchos kilómetros para encontrar búfalos, ciervos, jabalíes u otros grandes mamíferos. Los tigres usan su característico pelaje para camuflarse (no hay dos tigres con las mismas rayas). Acechan pacientemente y se acercan a sus víctimas con gran sigilo lo suficiente para atacarlas con un salto rápido y letal. Un tigre hambriento puede comer hasta 25 kilogramos en una noche, aunque normalmente no son tan voraces.
A pesar de su temible reputación, la mayoría de los tigres evitan a los humanos, aunque unos pocos sí se convierten en peligrosos devoradores de hombres. Suele tratarse de animales enfermos o incapaces de cazar con normalidad, o que viven en una zona donde sus presas naturales han desaparecido.
Las hembras paren camadas formadas por entre dos y seis cachorros, a los que crían con poca o nula ayuda del macho. Los cachorros no pueden cazar hasta que tienen 18 meses, y permanecen con sus madres durante dos o tres años, para luego dispersarse en busca de su propio territorio.
Fuente ; nationalgeographic.es
EL OTRO TIGRE ( Jorge Luis Borges )
Pienso en un tigre. La penumbra exalta
La vasta Biblioteca laboriosa
Y parece alejar los anaqueles;
Fuerte, inocente, ensangrentado y nuevo,
él irá por su selva y su mañana
Y marcará su rastro en la limosa
Margen de un río cuyo nombre ignora
(En su mundo no hay nombres ni pasado
Ni porvenir, sólo un instante cierto.)
Y salvará las bárbaras distancias
Y husmeará en el trenzado laberinto
De los olores el olor del alba
Y el olor deleitable del venado;
Entre las rayas del bambú descifro,
Sus rayas y presiento la osatura
Baja la piel espléndida que vibra.
En vano se interponen los convexos
Mares y los desiertos del planeta;
Desde esta casa de un remoto puerto
De América del Sur, te sigo y sueño,
Oh tigre de las márgenes del Ganges.
Cunde la tarde en mi alma y reflexiono
Que el tigre vocativo de mi verso
Es un tigre de símbolos y sombras,
Una serie de tropos literarios
Y de memorias de la enciclopedia
Y no el tigre fatal, la aciaga joya
Que, bajo el sol o la diversa luna,
Va cumpliendo en Sumatra o en Bengala
Su rutina de amor, de ocio y de muerte.
Al tigre de los simbolos he opuesto
El verdadero, el de caliente sangre,
El que diezma la tribu de los búfalos
Y hoy, 3 de agosto del 59,
Alarga en la pradera una pausada
Sombra, pero ya el hecho de nombrarlo
Y de conjeturar su circunstancia
Lo hace ficción del arte y no criatura
Viviente de las que andan por la tierra.
Un tercer tigre buscaremos. Éste
Será como los otros una forma
De mi sueño, un sistema de palabras
Humanas y no el tigre vertebrado
Que, más allá de las mitologías,
Pisa la tierra. Bien lo sé, pero algo
Me impone esta aventura indefinida,
Insensata y antigua, y persevero
En buscar por el tiempo de la tarde
El otro tigre, el que no está en el verso.



10 comentarios:

  1. No puedes eludir tu espíritu de enseñante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sinceramente, nunca se me pasó por la cabeza dedicarme a la enseñanza.
      Saludos

      Eliminar
  2. Estos marcas de la WWF que nos estás mostrando son espectaculares. Qué mirada la de este animal!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una de esas miradas que no te dejan indiferente.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Ahí está la ficción del lenguaje, incapaz de llegar a la propia realidad. El escritor es un creador de mundos, pero ficticios. Las palabras son símbolos que señalan la realidad, no la contienen. "El otro tigre" no está en el verso, como dice el genial Borges.
    El marcapáginas con el tigre de mirada retadora (al fotógrafo tuvo que recorrerle un escalofrío) es precioso.

    Un abrazo de domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota que eres profesora de literatura.Has interpretado el poema perfectamente.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Lo dicho: pocas buenas fotos hacen un mal marcapaginas.
    Un abrazo. Javier Aranjuez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Me alegro de verte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar